El consumo de CBD en el mundo está en crecimiento. Se estima que esta industria mueve cada año cerca de 150.000 millones de dólares en todo el mundo. Estas cifras serían todavía mayores con la aprobación de su uso medicinal en países donde no hay una regulación sobre su consumo, por lo que la exportación se encuentra limitada.

No obstante, su consumo se ha extendido. Por citar un ejemplo, en Estados Unidos pasó de ser un producto desconocido a ubicarse entre los 12 suplementos herbales más vendidos en 2017. Sus propiedades como antioxidante, antiinflamatorio, analgésico, entre muchas otras, originaron un crecimiento de 303 % respecto al año anterior.

Para el 2018, el CBD destronó a la cúrcuma como el suplemento más vendido, con lo cual la destronó de un primer lugar que había mantenido por cinco años consecutivos debido a sus propiedades. Los beneficios de la cúrcuma se asocian al fortalecimiento del sistema inmune, a la desintoxicación del hígado, a propiciar la pérdida de peso, entre otros. Por su parte, el CBD ha ingresado con fuerza y ya tiene una facturación superior a los 8,8 mil millones de dólares.

El éxito del CBD ha favorecido el crecimiento de las compañías, las cuales buscan abarcar la mayor parte del mercado global de la marihuana. Al respecto, se están elaborando todo tipo de productos a base del cannabis, desde snacks hasta aceites para personas y animales.

Te puede Interesar
The Hype Company, hechos, no palabras

De acuerdo con un informe de la compañía Standard & Poor’s, se aguarda un crecimiento del sector en la medida de que las leyes sobre su comercialización así lo permitan. Por tanto, se requiere de mayores luces sobre las legislaciones vigentes. Por el momento, el aumento de su consumo se encuentra en el sector salud, en productos de belleza y en comestibles.

Nichos de mercado

Dos de los más grandes inversores se están abocando a estos mercados. Se trata de Altria —dueña de la tabacalera Philip Morris— y  Constellation Brands —una compañía estadounidense de bebidas alcohólicas. Según precisa la publicación, ambas multinacionales han invertido más de 1.000 millones de dólares en proyectos acerca del uso legal de la marihuana.

Además, el informe sostiene que las compañías consideran que hay un importante mercado por explotar. El de alcohol y cigarrillos es uno de ellos. Si bien hay cada vez menos jóvenes interesados en beber, sí parecen abocados en probar nuevas cosas, como la marihuana recreacional.

Ello ha generado que los productores de bebidas alcohólicas y no alcohólicas, de productos de salud y belleza, y de cigarrillos, contemplen la posibilidad de empezar a elaborar productos hechos a base de marihuana.

El informe de Standard & Poor’s prevé que el crecimiento del cannabis alcanzará y sobrepasará en los próximos años los de consumo de alimentos envasados, alcohol, tabaco y bebidas gaseosas. La expansión podría ocurrir en el sector del tabaco, donde Altria pagó 1.800 millones de dólares por una participación de 45% en el Grupo Cronos, empresa canadiense de marihuana.