Por Massimiliano Salami (drgrow)

Enfermedades Cannabis | Pulsa para ampliar

Las enfermedades del cannabis se pueden clasificar en

  1. Radiculares
  2. Foliares
  3. De los cogollos
  4. Vasculares
  5. Chancros
Enfermedades radiculares

Las enfermedades del sistema radicular son quizás las enfermedades más habituales entre todas las que afectan al cannabis cultivado. Los patógenos responsables de dichas enfermedades son conocidos como “habitantes del suelo” y se aprovechan de vegetales vivos y/o muertos para completar su desarrollo.

Los patógenos del suelo, responsables de las enfermedades de raíz son: hongos como el Fusarium, la Rhizoctonia y el Phytium entre otros; algunas bacterias y nemátodos. Las enfermedades radiculares tal como indica su nombre, suelen ser muy específicas y raramente atacan a otros órganos de la planta.

Una de las condiciones necesarias para que estos patógenos se desarrollen, es que el suelo esté bastante húmedo (más bien encharcado) durante largos periodos de tiempo. Un medio de cultivo con un pH demasiado ácido también favorece el desarrollo de estas enfermedades.

Enfermedades radiculares más comunes

Phytium

Phytium

Estos patógenos son muy frecuentes en los semilleros, donde suelen ser muy virulentos y responsables del famoso “damping off”. Su ataque no sólo se realiza sobre plántulas, también pueden dañar de forma irreparable a las raíces de plantas adultas.

Rhizoctonia

Éste es otro patógeno muy polífago y habitante del suelo, que suele ataca a semilleros causando grandes pérdidas de germinación; además tiene la capacidad de dañar el sistema radicular de plantas adultas. Cuando las condiciones son favorables, la enfermedad puede extenderse al tallo y causar chancros. Un suelo demasiado húmedo con poca aireación facilita el desarrollo de esta enfermedad.

Nemátodos

nematodos

Estos microorganismos de hábitos acuáticos viven en el suelo y parasitan el sistema radicular de las plantas. Son patógenos muy polífagos, muy activos en estaciones templadas y suelen aparecer con más frecuencia en los suelos castigados y desgastados por los monocultivos, y/o en suelos donde no se practica las rotaciones adecuadas. Existen varias especies de nemátodos que parasitan al cannabis, como los nematodos formadores de nódulos Meloidogyne sp., los formadores de quistes como los Heterodora sp., los nemátodos lesionadores de raíces como la especie Pratylenchus penetrans, etc.

Enfermedades foliares

Diversos son los patógenos que causan en el cannabis enfermedades que afectan a la parte del crecimiento verde, es decir, las hojas. Muchos de éstos también afectan a las cima florales o cogollos.

Las enfermedades foliares precisan de condiciones ambientales muy especiales para que se puedan desarrollar. Una elevada humedad ambiental y/o la combinación con altas temperaturas forman condiciones ideales para el desarrollo patogénico.

Muchos patógenos responsables de las enfermedades foliares causan necrosis y defoliaciones muy severas que dan lugar a enormes perdidas de producción. Las enfermedades foliares más comunes en los cultivos de cannabis españoles son el Moho Gris, la Alternariosis, “el destructor” Oidio y el Mildiu entre muchas otras. Las bacterias también pueden causar lesiones en las hojas, auque estas enfermedades son muy poco frecuentes en pequeños cultivos.

Enfermedades foliares más comunes

Moho Gris

Botrytis

El patógeno responsables es la Botrytis cinerea. Este es el hongo más polífago y el que causa las mayores perdidas en cannabis. Es tan polífago que ataca a las plantas en todas sus fases desde las semillas hasta flores. La gran peculiaridad de este patógeno es que es un “oportunista”, es decir, no tiene suficiente fuerza para penetrar en el vegetal, así que aprovecha toda herida para hacerlo. El control de las plagas ayuda a reducir el problema de esta enfermedad.

Alternariosis

Alternaria

Los patógenos responsables de este enfermedad también conocida como Moho Negro o Tizón Temprano pertenecen al género Alternaria spp. y son generalmente oportunistas. Las lesiones que causan en las hojas son necrosis foliares localizadas, éstas pueden extenderse por las hojas si las condiciones son favorables, esto acontece con una elevada humedad y una baja ventilación.

Oidio

Oidio

Esta enfermedad es, después del Moho Gris, la que más afecta a los cultivos españoles. Existen varios patógenos responsables de esta enfermedad. El Oidio a diferencia de otros hongos es biótrofo, es decir no mata (necrosis) al huésped para nutrirse, sino que lo explota para extraer sus recursos. Las necrosis resultantes y la muerte del vegetal proceden de la acción de las condiciones ambientales, por ejemplo con una elevada temperatura, una elevada radiación solar, etc.

Enfermedades de los cogollos

Como hemos visto, ciertas enfermedades como el Moho Gris, e inclusive la Alternariosis, pueden aparecen en las cimas florales durante el cultivo, pero también después de las cosecha.

Las enfermedades de los cogollos suelen adquirirse durante el cultivo. A veces si las condiciones son favorables, pueden proceder de enfermedades foliares que se han propagado hasta los cogollos y no presentan sus síntomas hasta pasado un tiempo.

Los hongos como los Penicillium, Aspergillus, Mucor, que raramente se desarrollan con la planta en vida, pueden infectar a los cogollos durante el secado y el curado, a estas enfermedades se les denominan enfermedades de post cosecha.

Enfermedades del cogollo más comunes

Moho Gris

Idem arriba

Podredumbre Rosa

Es una enfermedad típica de los cogollos. La aparición de un moho rosado sobre los cogollos nos alertaría de su presencia. El patógeno responsable es el Trichotecium roseum. Este patógeno suele recogerse en el campo durante el cultivos, pero es durante el secado cuando aparecen los síntomas. Si la condiciones son muy favorables para su desarrollo podría inclusive aparecen durante el cultivo. Este hongo es tóxico si es inhalado.

Alternariosis

idem arriba

Enfermedades vasculares

Las enfermedades vasculares son normalmente terminales para las plantas. Los patógenos que causan estas enfermedades se desarrollan en el sistema vascular de las plantas, es decir en el floema o xilema. Hongos como el Fusarium y el Verticillium (se desarrollan en el xilema de las plantas) son típicos en las plantaciones de cannabis tanto en exterior como en interior; algunos microorganismos como los micoplasmas y algunas bacteria patógenas necesitan de las condiciones que ofrece la savia elaborada para desarrollarse.

Enfermedades vasculares más comunes

Fusariosis

Fusarium radicular

Existen varias especie de Fusarium, algunas especializadas en parasitar al sistema radicular y otros el sistema vascular. El más temido es el vascular ya que siempre causa la muerte del vegetal. No existe cura, por tanto hay que realizar técnicas de prevención. La Fusariosis precisa de un suelo bien encharcado (poco aireado) y un pH ácido para desarrollarse. Prefiere ambientes más calidos a frescos.

Verticillum

Otros hongo vascular distribuido por todo el mundo, aunque menos frecuentes en cannabis, pero no por eso menos temido, ya que al igual que el Fusarium causa la muerte de la planta. Sus ataques suelen ser en condiciones más frescas.

Chancros

Los chancros son enfermedades típicas de los tallos de las plantas. Los patógenos responsables de la mayoría de los chancros que aparecen en los cultivo de cannabis son los hongos, seguidos de las bacterias. Los síntomas más comunes son el oscurecimiento del tallo a la altura del suelo. Las enfermedades empiezan a desarrollarse desde el cuello de la planta hacia arriba; estos patógenos son típicos habitantes del suelo.

Los chancros secan las plantas al destruir los vasos conductores por donde circula el agua y la savia elaborada. Suele ser frecuente que sólo se sequen aquellos órganos (ramas) de la planta correspondientes al lado de la infección (plantas parcialmente mustias).

Chancros más comunes

Chancro del Cáñamo

Chancro del cáñamo

Este patógeno está extendido por todo el mundo, pero sus ataques más importantes son propios de zonas templadas. El Chancro del cáñamo, suele infectar a los cultivos de exterior y de invernadero, y, cuando el inoculo en el aire es bien abundante, éste puede filtrarse fácilmente en los interiores y generar la enfermedad. Este hongo es otro habitante del suelo, y es muy polífago, ataca a una gran variedad de vegetales. Como síntomas iniciales, pueden presentarse manchas (oscuras, de color café) en el tallo a la altura del suelo; cuando las condiciones son de elevada humedad puede aparecer en forma de podredumbre blanda.