Detenido el propietario como presunto autor de los delitos contra la salud pública y defraudación de fluido eléctrico
Utilizaba un local anexo a un taller, para no levantar sospechas, donde se ha intervenido cerca de 1000 plantas y esquejes de cannabis sativa y 60 botes de plástico para almacenarla tras ser cosechada

Agentes de la Policía Nacional han detenido en El Puerto de Santa María (Cádiz) a un hombre de 58 años de edad como presunto autor de los delitos contra la salud pública y defraudación de fluido eléctrico tras desmantelar una plantación indoor de cannabis sativa.

El detenido utilizaba una nave anexa a un taller mecánico para el dedicaban al cultivo, proceso, manipulado y venta de marihuana. En el registro practicado se han intervenido 1000  plantas de cannabis sativa y  60 botes de plástico para almacenar y la marihuana tras ser cosechada. La plantación contaba con todos los elementos de ventilación, riego y climatización necesarios para favorecer el cultivo y crecimiento de las plantas en habitáculos estancos.

La investigación se inició tras tener conocimiento por parte de los agentes que en el interior de un taller se encontraba una plantación de marihuana. El taller constaba de dos naves anexas separadas entre sí. Una de ellas permanecía abierta en horario comercial pero la otra se mantenía cerrada al público  desde hacía tres años. Si bien, los agentes verificaron que en horario nocturno, se percibía ruido anormal de maquinas en funcionamiento y el olor característico de las plantas de marihuana.

Te puede Interesar
Descubiertas 4.200 plantas de cannabis sátiva ocultas entre los olivos de una finca

Tabiques de yeso para ocultar la plantación

Tras varias pesquisas los agentes constataron la información y tras el registro practicado en la nave, observaron que los laterales de la misma se encontraban tabicados con compartimentos de placas de yeso laminada en los que se encontraba una completa instalación dotadas de todo tipo de equipos destinados a favorecer el crecimiento artificial de las plantas de cannabis sativa y su posterior procesado para su venta en dosis presentadas en distintos formatos.

La plantación contaba con 80 focos de luz día de sodio y fluorescentes, extractores de aire, 6 equipos de aire acondicionado, filtros de aire de gran tamaño, bombas y enfriadores de agua junto a  cientos de metros de tendido eléctrico de las instalaciones. Igualmente, ante las sospechas del alto consumo de los equipos eléctricos intervenidos, los investigadores se pusieron en contacto con la empresa comercializadora de electricidad y verificaron que la plantación de marihuana contaba con un enganche fraudulento de electricidad.

Fuente