La policía checa esta semana comenzó una caza de brujas por todo el país contra las empresas que venden equipos para el cultivo y el uso de cannabis, un movimiento inesperado en un país donde el uso médico de la marihuana se legalizó en abril y cuenta con un fuerte apoyo.

Los ataques se dirigen principalmente a los grow shops donde los clientes pueden comprar todo lo que necesitan para producir la marihuana, así como “obtener instrucciones sobre cómo cultivar y consumir la droga”, dijo Ivana Jezkova, un portavoz de la policía.

La policía ha puesto en marcha más de 50 procesos penales desde el lunes, bajo la acusación de favorecer y difundir el consumo de drogas. Varias personas fueron detenidas, algunas durante la noche, pero hasta ahora todos han sido puestos en libertad, dijo Jan Danihelka, un abogado que representa a algunos de los involucrados en esta medida represiva.

La policía no dijo el martes cuántas personas habían sido detenidas, pero si comunicaron que los ataques podrían continuar por varias semanas. Hasta ahora todos han sido llevados a cabo fuera de la capital, Praga.

La República Checa, al igual que otros países europeos, ha tolerado el uso individual de la marihuana y en 2010 despenalizó la posesión de pequeñas cantidades.

marcha mundial marihuana pragaSin embargo, una gama completa de productos y servicios para el cultivo y el uso de cannabis pueden no estar en consonancia con la legislación vigente. La policía sostiene que los ataques actuales están en consonancia con una sentencia del Tribunal Supremo que declaró que los propietarios y operadores de las tiendas se dedican a un acto ilícito.

“La policía en algunos casos se ha incautado los bienes, incluidos automóviles propiedad de las empresas intervenidas, y han registrado las casas de algunos sospechosos”, dijo Danihelka.

Los ataques llegan apenas unos días antes de la Cannafest Praga, una de las mayores ferias de cannabis y la industria de Europa, que atrae a unos 22.000 visitantes al año.

Jan Danihelka y otros explicaron que los esfuerzos de aplicación de la ley pueden estar dirigidos a disuadir a las empresas de participar en la feria de este fin de semana en Praga.

La policía ha “declarado la guerra contra la marihuana”, dijo Jiri X. Dolezal, un defensor del cannabis.

La Sra. Jezkova rechazó la acusación, diciendo que las redadas no eran “de ninguna manera sincronizada con la feria “, pues se ha preparado “con suficiente antelación”. La feria se lleva a cabo en la misma época cada año.

Lukas Behal, el director Cannafest, dijo que algunos expositores checos han cancelado su participación una vez que la policía ha incautado sus productos, incluyendo los sistemas de iluminación, los fertilizantes y la literatura sobre el consumo de cannabis en la medicina paliativa.

“Las redadas, por supuesto, pueden tener algún impacto menor, pero la feria continuará como estaba previsto”, dijo el Sr. Behal, y agregó que, como en años anteriores, los organizadores y la policía cooperan para asegurar que no haya incidentes o se vulnere la ley.