Según el Jerusalem Post, la policía asaltó el 15 de diciembre un centro de distribución de cannabis en Tel Aviv. Los agentes dicen que sospechaban que una cantidad significativa de dicha planta era desviada a organizaciones delictivas que habían conseguido recetas falsas.

El 19 de diciembre decenas de personas con discapacidad y enfermos terminales protestaron contra la redada a las puertas de la tienda regentada por Tikun Olam en Rehov Ibn Gvirol. La policía arrestó a dos gerentes de la tienda y lo retuvieron para ser interrogados durante varias horas bajo sospecha de tráfico ilícito de drogas. Shai Meir, portavoz de Tikun Olam, el mayor proveedor de cannabis medicinal, dijo a los periodistas en la sede de la organización en un apartamento al norte de Tel Aviv que las acciones policiales contra la clínica y sus pacientes perjudica, sobretodo, a aquellos que necesitan tratamiento médico.

“La conclusión es que los únicos que han sufrido como resultado de estas acciones policiales son los pacientes”, dijo Meir. El domingo decenas de pacientes, muchos de ellos en sillas de ruedas, exigieron recibir su dosis mensuales de medicamento en un mostrador improvisado en el patio trasero del apartamento. Muchos de los enfermos no pudieron recibir su cannabis después de que Tikun Olam cerrara sus puertas tras la redada policial, y el domingo por la tarde el patio se llenó de enfermos con sus recetas y tarjetas de identificación.

Fuente

Más información en:
www.jpost.com/Health/Article.aspx?id=200176