El 25 de mayo fue presentado en la Sexta Conferencia Internacional de Política Sanitaria de Jerusalén el primer estudio sobre las características de los pacientes autorizados por el Ministerio de Sanidad para seguir un tratamiento con cannabis medicinal. El estudio fue dirigido por el Prof. Pesaj Shvartzman de la Universidad Ben Gurion del Negev. En él se siguió a los nuevos pacientes en tratamiento con cannabis durante dos años. Los enfermos fueron captados en tres clínicas del dolor y entrevistados por teléfono durante los tres primeros meses de su tratamiento y luego cada cuatro durante dos años.

Se incluyeron 321 pacientes sin cáncer y 78 con cáncer. La edad media de los sin cáncer fue de 50’1 años y de 57’5 los con cáncer. El 99’6% inició el tratamiento con cannabis después de que los medicamentos convencionales no fuesen eficaces. Casi el 56% lo solicitaron porque los fármacos anteriores causaron efectos secundarios. Las tres cuartas partes de los pacientes fumaron el cannabis, mientras que casi el 21% lo utilizaron en aceite y el resto a través de vaporización. La mayoría de los consumidores informaron que habían mejorado del dolor, las náuseas, la ansiedad, el apetito y el estado general. Menos de uno de cada 10 dejaron de tomar el medicamento después de la primera entrevista y un 6% después de la segunda debido a los efectos secundarios o porque no era eficaz.

Jerusalem Post del 26 de mayo de 2016

Te puede Interesar
El cannabidiol es eficaz en la epilepsia causada por el síndrome de Dravet

Fuente IACM