Tras la crisis parece que los inquilinos de Wall Street han preferido dejarse embelesar por los efectos relajantes de la marihuana y dejar de lado la hiperactividad derivada de la cocaína.

Al menos así lo revela un estudio recopilado por los laboratorios Sterling Infosystems Inc, especializado en realizar pruebas sobre consumo de drogas en el entorno laboral.

Según publicaba el Wall Street Journal, el año pasado un total del 7% de los análisis positivos se debieron al consumo de cocaína, desde el 16% registrado en 2007. Sin embargo, cuando se refiere a la marihuana, el 80% de los tests positivos demostraron el consumo de dicha droga entre la clase financiera de Estados Unidos, un incremento del 16% si se compara con las cifras registradas hace tres años.

Sterling Infosystems realiza este tipo de pruebas a cerca de 5.900 empleados de un total de 270 compañías financieras.

Eso sí, es cierto, que las cifras demuestran que el sector financiero de EEUU ha pasado por rehabilitación y podría considerarse que está “limpio” del todo ya que sólo el 2% de sus empleados fallaron los resultados y dieron positivo en el consumo de drogas. Este porcentaje es mínimo si se compara con el 4.1% de resultados positivos registrados dentro del sector minorista.

La inversión inmobiliaria, el sector más perjudicado

Aún asi, el estudio de Infosystems Inc apunta que los mayores niveles de consumo de drogas se producen en el área de inversión inmobiliaria, un sector que realiza pruebas aleatorias mucho más a menudo que el resto.

Además indica que las anfetaminasparecen estar ganando terreno ya que un 10% de los tests positivos demostraron el consumo de fármacos como Oxycodone o Percocet, un porcentaje mucho mayor que 3% registrado en 2007.

 

Fuente