Una noticia algo antigua, pero que tiene gran relevancia en el momento en que estamos: la marihuana es el cultivo más rentable en los Estados Unidos.

Contra todo pronóstico, y eludiendo las prohibiciones, el cultivo de marihuana en EE.UU. ha crecido de manera destacada en los últimos 20 años hasta convertirse en el más rentable, con una producción anual de 35.800 millones de dólares.

Así lo afirma un estudio elaborado por Jon Gettman, líder de la Coalición para la Recalificación del Cannabis, que revela que la marihuana es la cosecha que más dinero genera en el país, por encima de la suma de los ingresos por el maíz y el trigo.

Esta asociación estadounidense está decidida a sacar de la clandestinidad a la marihuana, y pretende que en 2007 se vuelva a reabrir el debate sobre la legalización del uso médico de esta droga en el Congreso de los EE.UU.

Los datos manejados por la asociación aseguran que es el cultivo más rentable en 12 estados, uno de los tres tipos de cosecha que genera más ingresos en 30 estados y uno de los cinco primeros en 39 estados.

California es el estado número uno en cuanto a producción de marihuana, con 3.800 toneladas (casi el 40 por ciento del total del país), y también en ese estado reside el 13 por ciento de los consumidores habituales de todo el país.

La magnitud de la cosecha californiana supera en valor a suma de la de uvas, vegetales y heno.

El cultivo en Alabama supera al de algodón, mientras que en Georgia mueve más dinero que el cultivo de cacahuetes, y en Carolina del Sur y Carolina del Norte es más grande que el del tabaco.

Con este estudio, basado en cifras oficiales del Gobierno estadounidense obtenidas de los informes de diversas agencias federales, Gettman y su asociación pretenden reavivar un asunto que permanece en letargo desde 2002.

Ese año tuvo lugar un último e infructuoso intento de legalización de la marihuana con fines médicos.

El Tribunal Federal de Apelación del distrito de Columbia dio la razón al Departamento Estadounidense Antidroga (DEA) y rechazó la solicitud de la coalición para que la marihuana saliera de la lista de sustancias Controladas, para su uso terapéutico.

Sin embargo, Gettman defiende que la producción de marihuana se ha multiplicado por diez en los últimos 25 años hasta alcanzar una producción unas 10.000 toneladas anuales, un crecimiento que choca con los esfuerzos del gobierno por acabar con su cultivo.

Por contra, en 2005, las fuerzas policiales estadounidenses sólo consiguieron confiscar 282 toneladas, menos de un tres por ciento del total.

“Tras el fracaso de los planes de erradicación intensiva, ha llegado el momento de considerar seriamente la legalización de la marihuana en Estados Unidos”, sostiene el documento.

Y asegura que “la marihuana se ha convertido en una parte omnipresente de la economía nacional”.

El informe deja entrever que la legalización del uso terapéutico de esa hierba dejaría en las arcas del estado elevados ingresos en concepto de impuestos, que serviría, además, para compensar el coste social y sanitario de su uso abusivo.

Por esta razón, la coalición pide que el gobierno recapacite, ya que la ilegalidad de esta droga -la más usada por los norteamericanos según la DEA-, hace que grandes cantidades de dinero vayan a parar a manos de redes delictivas.

En opinión de Gettman, el valor de la “hierba”, como se conoce en la jerga callejero, se incrementa por el hecho de que su ilegalidad dificulta su producción y distribución.

El estudio cifra en unos 3.500 dólares el valor de un kilogramo de marihuana, mientras que los documentos policiales revelan que su precio en la calle varía entre los 4.500 y los 9.000 dólares.

Pese a no tenerlo nada fácil, Gettman y su asociación no pierden la esperanza de que 2007 sea su año, y ya trabajan para que se vuelva a reabrir el debate en las instituciones del país.

Fuente