En esta entrega vamos a aprender sobre la relación que tiene la luz artificial y  las plantas de cannabis. De todos los elementos que la marihuana necesita para crecer de manera saludable, la luz es lo más importante, por lo que nos introduciremos al mundo de las lámparas de cultivo.

El cultivo de marihuana indoor requiere de  iluminación artificial. Dependiendo del tipo de luz que usemos, surgirán beneficios e inconvenientes, ya que determinados tipos de luces son eficientes para el crecimiento y floración de las plantaciones, pero también pueden ser un gran dolor de cabeza por el alto costo y el exceso de calor que produce. A menudo, los cannabicultores utilizan una combinación de lámparas de tipos LED, CFL, HID, siendo esta última una alternativa bastante popular en los cultivadores novatos. Por otro lado, las luces fluorescentes o CFL (Compact Fluorescent Lamp) fueron las primeras lámparas de bajo consumo durante varias décadas. En la actualidad vienen con balastro incorporado y gracias al espectro de luz azul que emiten  son ideales para la fase de crecimiento vegatativo y de plántula, pero como no es una luz muy intensa no se recomienda su uso para la marihuana en fase de floración.

Bombillas LED para el cultivo de marihuana.

Los sistemas LED también se han puesto a la altura de los otros sistemas de iluminación tradicional. Esto se debe principalmente a sus kits de alto rendimiento, que consumen aproximadamente 350-400 W, superando el rendimiento de MH y HPS de 600 W. Un aspecto para tener en cuenta es la distribución y la expansión de luz que emiten estos sistemas, ya que la luz que proyectan no se dirige hacia todas las direcciones, por lo que los cultivadores deberán optimizar la distribución de la luz y realizar rotaciones periódicas  para que todas las plantas reciban la misma intensidad de luz. La mayoría de LEDs vienen con un ventilador que refresca el calor extremo que puedan recibir las plantas, pero sí el cultivador adquiere luces LED mal diseñadas podrían generar blanqueamiento, hojas crujientes, manchas y problemas de crecimiento de la planta de marihuana.

Luminaria LED de alta tecnología

Actualmente, la tecnología LED se está posicionando como un referente mundial para la iluminación de cultivos de cannabis. Los distintos modelos de bombillas LED para el cultivo en interior o dentro de un invernadero presentan estilos innovadores, como son el caso de LEDs que incluyen los espectros infrarrojos y las bombillas inteligentes que se conectan de manera remota desde cualquier dispositivo. En general, los beneficios de la iluminación LED son muy superiores a los de una lámpara HP.  La eficacia de estas lámparas facilita que las flores tengan más resina y sean más agradables en el sabor, olor y calidad. A diferencia de los tipos de iluminación más comunes, las luces LED emiten la luz de manera continua y no provocan ningún tipo de estrés en las plantas.