Quedan menos de quince días para que en California se vote en referéndum la Proposición 19, esa que legalizará la tenencia, cultivo y consumo de marihuana. Un hecho histórico que no pasará indiferente. ¡El Tsunami Verde es imparable!

Cuando el próximo número de Cannabis Magazine salga a la venta, quedarán menos de diez días para que en California se vote en referéndum la Proposición 19, esa que legalizará la tenencia, cultivo y consumo de marihuana. El referéndum californiano estuvo en boca de todos en esta última edición de Expocannabis. Las asociaciones, los clubs de consumidores, los conferenciantes, los expositores y el público en general coincidían en que la proposición saldrá adelante y en que es un tsunami imparable, ya que habrá otro referéndum en Colorado en el año 2012.

Durante el segundo día de feria nos enteramos de que Arnold Schwarzenegger firmó una ley que autoriza la tenencia de hasta 28 gramos de marihuana en aquellas soleadas y plastificadas tierras. Algunos analistas opinan que es un paso previo que intenta influenciar en los votantes indecisos con el fin de lograr la legalización (actualmente un 52% está a favor, un 41% en contra y un 7% indeciso). Debemos recordar que los motivos son claramente económicos y que dicha ley va en contra de los valores morales del partido Republicano al que Terminator pertenece. Pero tira más la deuda que los fumetas. California es curiosamente el Estado más rico de Estados Unidos, es más, si dicho Estado lo aisláramos de la nación yanqui, California sería la séptima potencia económica mundial. Sin embargo, la deuda que ha ido adquiriendo en los últimos años por una mala gestión de sus recursos la convierte en el Estado más endeudado de Norteamérica.

En California existen más de dos mil usuarios de cannabis bajo prescripción médica y se calcula que la legalización de la marihuana reportaría a los municipios de este Estado más de 1.400 millones de dólares anuales. Otro factor económico son las decenas de millones de dólares que la administración californiana se ahorrará en costos de encarcelamiento y supervisión de personas acusadas de crímenes de posesión y comercio de cannabis.

Pero ¿qué ha hecho que la opinión pública estadounidense haya cambiado tanto de parecer en los últimos años respecto al cannabis y este asistiendo activamente a su legalización? Seguramente los factores son muchos, entre ellos, como comentábamos antes, el económico. Otro quizás es que desde hace unos años son catorce los estados de Norteamérica que han legalizado el cannabis para uso medicinal. Esto ha provocado que después de años de funcionamiento del cannabis en el circuito terapéutico, los ciudadanos se hayan percatado que no es una droga tan dañina como les habían hecho creer, que la gente cuando fuma no se dedica a matar y a violar niñas en las puertas de los colegios o atracar gasolineras.

No sé si pensar que esta maniobra fue gestada hace una década o simplemente ha sido el sentido común y las circunstancias, pero la introducción paulatina y escalonada de cambios legislativos respecto al cannabis y la variación significativa en la opinión pública estadounidense propician un panorama muy halagüeño para la legalización total de la marihuana en los Estados Unidos de Obama. Está claro que legalizar las drogas, en el caso que nos ocupa la marihuana, puede representar un suicido político para aquel dirigente que lo llevara a cabo. En algunos países es muy probable que acabara con un tiro en la cabeza. Quizá por eso son tantos los ex presidentes que se han sumado a favor de la legalización de las drogas (incluido Felipe González). También cabe mencionar que Schwarzenegger se despide de la vida política en enero para volvernos a deleitar con sus dotes artísticas.

Quizá en un futuro, el modelo gestado en los EEUU, sea transferido a Europa, a esta Europa donde nos creemos tan modernitos y liberales.

¡¡¡El Tsunami Verde es imparable!!!