Así dice la memoria de 2009 del Centro Español de Solidaridad (CES) Proyecto Hombre Madrid.

La edad media de los jóvenes que se inician en el consumo de drogas es de 15 años, según la memoria de 2009 del Centro Español de Solidaridad (CES) Proyecto Hombre Madrid, que indica que ha aumentado el número de personas con problemas de alcoholismo.

El perfil del paciente que ingresa en los centros de Proyecto Hombre es el de una persona con más de 40 años, que ha comenzado a consumir drogas a edades tempranas, 15 años, y con unas relaciones familiares “muy deterioradas” y problemas laborales derivados del consumo.

De hecho, un 63,52 por ciento afirma que su situación laboral se ha visto modificada por la droga.

En cuando al perfil socioprofesional de los pacientes, sobre un total de 784 personas encuestadas -103 mujeres y 681 varones- un 58,17 por ciento no sobrepasa la titulación mínima obligatoria del sistema escolar y el 33,29 por ciento no tiene más del certificado de estudios primarios.

Según la memoria de Proyecto Hombre, las mujeres, cuando ingresan en el proyecto, tienen una situación sociolaboral mucho más precaria que la de los hombres y el 83,3 por ciento de los trabajos a los que acceden estas personas es de tiempo completo.

Por delegaciones en Madrid, en el centro de Proyecto Hombre situado en el barrio de Vallecas, la edad media de los pacientes es de 37 años y la mayoría consumen cocaína, un 47,37 por ciento, y un 26,31 por ciento consume alcohol.

La patología asociada más común es la esquizofrenia paranoide (31,58 por ciento) y el trastorno límite de personalidad (28,95 por ciento).

El Centro Español de Solidaridad también cuenta con otra delegación en Batán en la que se trata a menores, que requieren contención frente al consumo de sustancias y cuya media de edad es de 17 años, aunque los especialistas constatan que cada vez desciende más la edad de los menores.

En este centro acuden en mayor medida chicos, con conductas delictivas, ragos disociales, de padres separados o con familias monoparentales en las que no existen normas ni límites en la educación.

Proyecto Hombre tiene también una Comunidad Terapéutica Intrapenitenciaria, en Soto del Real, que se desarrolla con 90 internos, con una edad media de 37 años, de los que el 95,87 consume cocaína y un 39,69, heroína.

Durante el año 2009 un 19,90 por ciento de las personas que han acudido al Centro de Atención Ambulatoria de Proyecto Hombre eran consumidoras principalmente de cocaína, alcohol y hachís de forma combinada, aunque cada año aumenta el número de personas que acuden por problemas sólo de alcohol.

El Programa de prevención “Soporte”, que está dirigido a adolescentes, trata a jóvenes entre 13 y 22 años, que consumen tabaco y cannabis de manera habitual, mientras que los fines de semana consumen alcohol, drogas de diseño y cocaína.

La familia, según Proyecto Hombre, es uno de los pilares básicos del proceso de rehabilitación del drogodependiente.

Fuente