La presencia de alcohol durante la conducción multiplica entre 2 y 15 veces el riesgo de accidentalidad

La Dirección General de Tráfico pone en marcha del 14 al 20 de diciembre una Campaña Especial sobre control de la tasa de alcohol y presencia de drogas en conductores.

El alcohol está presente como factor concurrente o desencadenante en un tercio de los accidentes mortales. En el año 2014, se realizaron análisis toxicológicos a conductores fallecidos en accidente de circulación presentando el más del 39% una tasa de alcohol etílico en sangre superior a 0,3 g/l. Su presencia en la conducción, dependiendo de la tasa, multiplica entre 2 y 15 el riesgo de sufrir un accidente. Además, repercute en una mayor mortalidad al ser un factor vinculado con un peor pronóstico en las lesiones sufridas. La única tasa segura es 0,0%.

Por otra parte, el alcohol también es un riesgo para los peatones. En 2014, se realizaron análisis toxicológicos a peatones fallecidos en accidentes de tráfico. Casi el 40% presentaban una tasa de alcohol etílico en sangre superior al 0,3%.

Se ha detectado un cambio de comportamiento de los ciudadanos que ha hecho que el porcentaje de positivos detectados descienda notablemente en el último decenio, pasando del 5,1% al 1,6%. No obstante, el objetivo principal es bajar del 1% los positivos de alcoholemia en los controles preventivos aleatorios, tal y como se fijó en la Estrategia de Seguridad Vial 2011-2020.

Te puede Interesar
Un 24% de los conductores testados han dado positivo en cannabis y cocaína en 2018

Por otra parte, casi un 11% de los conductores han consumido alguna droga que puede afectar a su capacidad mientras conducen. El cannabis y la cocaína son las dos sustancias más frecuentemente halladas. El consumo simultáneo de sustancias, considerado como un comportamiento de extremo riesgo vial, alcanza frecuencias en torno al 2% de los conductores.

Fuente