En un estudio realizado con 880 pacientes con dolor crónico tratados en varios centros de Israel, los que tomaron opiáceos de prescripción presentaron tasas más altas de depresión y ansiedad que los tratados con cannabis. De todos los participantes 474 recibieron opiáceos, 329 cannabis y 77 opiáceos junto con cannabis. La depresión y la ansiedad fueron evaluadas utilizando el módulo de depresión del Cuestionario de Salud del Paciente y de la escala de Trastorno de Ansiedad Generalizada.

La prevalencia de la depresión entre los enfermos del grupo opiáceos fue del 57’1%, en el de cannabis del 22’3% y en los que recibieron ambos fármacos el 51’4%. Las tasas de ansiedad fueron 48’4%, 21’5% y 38’7%, respectivamente. Los autores concluyen diciendo que “los niveles de depresión y ansiedad son mayores entre los pacientes con dolor crónico que reciben opiáceos recetados en comparación con los que reciben MM [marihuana medicinal]. Los hallazgos deben tenerse en cuenta a la hora de decidir sobre la modalidad de tratamiento más adecuada para el dolor crónico, particularmente entre los que están en riesgo de depresión y ansiedad “.

Feingold D, Brill S, Goor-Aryeh I, Delayahu Y, Lev-Ran S. Depression and anxiety among chronic pain patients receiving prescription opioids and medical marijuana. J Affect Disord. 2017;218:1-7.

Te puede Interesar
El riesgo de desarrollar dependencia en los grandes consumidores de cannabis en EE.UU. ha disminuido en los últimos 15 años

Fuente IACM