Respaldado por un amparo de su socio mexicano, el corporativo anunció que buscará convertirse en el primero que cultive cannabis en México con todas las de la ley.

El potencial del mercado mexicano para producir derivados de cannabis, incluido el uso terapéutico, está llevando a empresas a encontrar caminos alternativos para poder empezar a cultivar la mariguana en forma legal.

Es el caso del corporativo de origen canadiense Ikänik Farms que recién adquirió a la empresa mexicana D9C, la cual a su vez gestiona la importación de semillas de cannabis para una persona física que obtuvo amparo.

Y esa experiencia de D9C le servirá ahora a la empresa canadiense que está anunciando su decisión de aprovechar esa capacidad y empezar a cultivar cannabis en México de forma legal, aun antes de que el país legalice por completo toda la cadena de producción de la mariguana.

El mercado potencial de cannabis en México se estima en 2,000 millones de dólares anuales a partir de que siga avanzando su legalización y regulación.

Conforme cálculos de Grand View Research, el mercado legal de cannabis a nivel mundial sumará 73,600 millones de dólares para el 2027. A la fecha más de 50 países han legalizado su consumo de alguna forma y dicha tendencia seguirá en ascenso.

La empresa Ikänik informó en un comunicado que el amparo en el que basa su estrategia le permitirá traer al país semillas certificadas de Colombia con aval de investigación para desarrollo de productos. Y es que en este ámbito Ikänik Farms ya tiene camino andado tanto en California como en Colombia. En California donde está legalizada toda la cadena, ocupa un liderazgo en investigación y desarrollo (I+D), cultivo, venta al menudeo y al mayoreo, respaldada por buen branding y finanzas corporativas que le permiten construir el concepto seed to sale (de la semilla a la venta) y ser un Multi Operador Nacional (MNO).

Te puede Interesar
El Senado de Canadá aprueba la ley que legaliza la marihuana

En Colombia, la empresa canadiense se fusionó hace un año con Pideka, autorizada por ese país para el cultivo de cannabis medicinal indoor (cultivo de alta tecnología en espacio cerrado controlado), producción y manufactura de derivados de cannabis para uso medicinal y científico.

De esta manera, Ikänik aseguró que cuenta con cultivos certificados de alta calidad, alianzas académicas, avales financieros, así como laboratorios y personal trabajando en la producción de derivados y extractos de cannabis medicinal.

Brian Baca, CEO de Ikänik Farms Inc., la holding donde estará integrada Ikänik-D9C, precisó que el plan es cultivar en México cannabis medicinal de grado farmacéutico, al igual que ya lo hace en Colombia, a fin de generar materia prima para tratamiento de diferentes enfermedades.

“Estamos felices y muy entusiasmados por llegar a México que consideramos que cuenta con todo el potencial de convertirse en el líder productor de cannabis en la región”, dijo al señalar que como una de las principales empresas en el ámbito de cannabis, desean invertir estratégicamente y comprometerse con el desarrollo del mercado mexicano e impulsar innovaciones en distintos renglones de la cadena de valor.

“Lo haremos de la mano del gran equipo especializado de D9C, científicos y abogados que han vivido y asesorado de manera ejemplar el proceso de legalización del cannabis en México y con quienes ahora nos integramos”.

Te puede Interesar
Canadienses hacen frente al trastorno de estrés postraumático usando cannabis

Por su parte, Borja Sanz de Madrid, presidente de Ikänik International Inc quien estará a cargo de las operaciones desde Colombia, enfatizó que para ellos es muy relevante participar en este momento histórico que está viviendo el país. “Es un honor saber que llevaremos el cannabis medicinal hecho en México para México y el resto del mundo”.

Destacó que en lo que termina de definirse el andamiaje regulatorio nacional, Ikänik planea centrarse en el cannabis no psicoactivo (cannabidiol o CBD) cuyo aprovechamiento tiene amplias posibilidades de desarrollo de producto en el mercado, de generación de empleos y de riqueza para el país.

A través de la expansión de sus operaciones en América Latina, la compañía pretende cubrir una mayor demanda farmacéutica global de una variedad de productos de cannabis, incluyendo los requeridos en el ámbito cosmético, suplementos alimenticios, alimentos y bebidas.

Los directivos detallaron que esta nueva adquisición de Ikänik marca un hito importante en la expansión internacional de la compañía, y ya prepara su salida pública en la Bolsa de Valores de Canadá (Canadian Security Exchange) lo cual prevñe concretar en los próximos meses.

Lo interesante de la llegada a México de Ikánik es que está encontrando la manera de allanar el camino -gracias a los amparos que ya son comunes- para cultivar cannabis de uso medicinal aun sin que esté aún puesto formalmente en ley. Tendrá la ventaja de primer competidor en ello, y lo conseguirá gracias a que podrá importar semillas certificadas y autorizadas para el registro genético de la ubicación colombiana de Ikänik GACP y GMP-PHARMA “Casa Flores”, y tiene capacidad para contar con suministro estable para acuerdos de abasto internacional.