Japón se enorgullece de tener una baja tolerancia a las armas y las drogas, pero un pequeño partido político se ha convertido en el primero en apoyar el uso médico del cannabis. Japón prohíbe la posesión y el cultivo de cannabis, a pesar de la tendencia en los países avanzados, como Canadá y Estados Unidos, de liberar el uso médico. “Ante esta aguda brecha entre Japón y el resto del mundo, el público ya no sabe a quién creer”, dijo Saya Takagi del Partido Nuevo Renacimiento (Shintō Kaikaku) fundado por un ex miembro del partido gobernante del primer ministro Shinzo Abe.

La idea de la legalización del uso médico encuentra entre sus partidarios crecientes en Japón a la tercera edad, que representa poco más de un cuarto de la población de 127 millones. El Gobierno dice que la legalización del cannabis para uso médico es prematura, sin pruebas científicas. “No estamos diciendo que el cannabis debe ser liberado de todas sus restricciones”, dijo Minoru Arakaki, jefe de la Asociación Japonesa de Cannabinoides Clínicos (JCAC). “Lo que decimos es que vamos a realizar las investigaciones para ver qué daños y beneficios puede aportar, y vamos a ver si puede ser útil”.

Reuters del 7 de julio de 2016

Fuente IACM