La Policía militar del Reino Unido investiga acusaciones recibidas contra soldados británicos que les vinculan al tráfico de heroína en Afganistán, según confirmó hoy una portavoz del ministerio de Defensa.

La fuente señaló que, aunque dichas alegaciones no están “corroboradas”, el ministerio se las toma en serio y ha iniciado una pesquisa para esclarecer la realidad de la situación.

Al parecer, circula la sospecha de que soldados británicos y de otras nacionalidades estarían comprando droga de traficantes y utilizando aviones militares para sacarla del país.

El ministerio británico centra su investigación entre el personal del servicio británico y canadiense en los aeropuertos del campo Bastión y Kandahar, donde la seguridad ha sido reforzada y se efectúan registros con perros adiestrados.

“Cualquiera de nuestra gente a quien se descubra implicado en el tráfico de narcóticos ilegales sentirá todo el peso de la ley”, afirmó la portavoz de Defensa.

El año pasado, el periódico británico “The Times” publicó un artículo con declaraciones de un traficante afgano que aseguraba que los militares eran los segundos compradores de heroína, después de los narcotraficantes internacionales.

Se cree que Afganistán es la fuente de procedencia del 90 por ciento del opio que se consume en el mundo.

Fuente