En un ensayo cruzado controlado por placebo, realizado por investigadores israelíes de varias instituciones, 27 pacientes con dolor recibieron una única inhalación de 0,5 mg de THC, 1,0 mg de THC o un placebo en 3 sesiones. Ambas dosis de THC, pero no el placebo, demostraron una reducción significativa de la intensidad del dolor en comparación con la línea de base, y se mantuvo estable durante 150 minutos. Los niveles máximos de plasma sanguíneo fueron de 14 ng/mL después de la inhalación de 0,5 mg de THC y 34 ng/mL después de la inhalación de 1 mg de THC.

La dosis de 1 mg. mostró una disminución significativa del dolor en comparación con el placebo. Los efectos adversos fueron en su mayoría leves y resueltos espontáneamente. No había pruebas de que hubiera impedimentos consistentes en el rendimiento cognitivo. Los autores concluyeron que su ensayo “demuestra que una dosis medida con inhalador de cannabis suministrando dosis precisas y bajas de THC, produjeron un efecto analgésico en pacientes con dolor neuropático/síndrome de dolor regional complejo (CRPS)”.

Almog S, AharonPeretz J, Vulfsons S, Ogintz M, Abalia H, Lupo T, Hayon Y, Eisenberg E. The pharmacokinetics, efficacy, and safety of a novel selective-dose cannabis inhaler in patients with chronic pain: A randomized, double-blinded, placebo-controlled trial. EUR J Pain. 2020 May 23 [in press]

Fuente IACM