Todo el cannabis es Cannabis Sativa L, visto desde un prisma científico y legal.

Los nombres que se usan para distinguir cada uno de los extremos de la gama de semillas de cannabisson Indica y Sativa. Existen diversos patrones de efectos, crecimiento  y cualidades distintas dentro de este grupo, muchos de los cuales son resultado de la sorprendente capacidad de adaptación al entorno.

En términos de genética y de cruce entre razas, todo el cannabis pertenece a la misma familia.

INDICA:

Las plantas de cannabis indica son fuertes y compactas, de cogollos densos, pesados y fragantes. Los cogollos de indica tienden a crecer en racimos con espacios variables (conocidos como ‘espacios internodulares’) entre cada racimo. La mayoría de las variedades proviene del sur de Asia y del sub-continente Indio ( Pakistán, Afganistán, India, Tíbet, Nepal, etc…).

 

De floración más rápida, las indicas generalmente tienen un periodo de floración de 6 a 9 semanas y no tienden a ganar altura rápidamente. El efecto que provoca una indica está centrado en el cuerpo y puede intensificar sensaciones como el tacto, el gusto y el sonido. Tiene un efecto relajante  tanto físico como mental  y puede resultar soporífica en dosis altas.

SATIVA:

Las plantas de cannabis sativa, generalmente, provienen de las zonas ecuatoriales – Camboya, Jamaica, Tailandia, México, etc.

En las mismas condiciones, las sativas crecen más que las indicas. Sus cogollos crecen más ya que se desarrollan a lo largo del tallo en lugar de agruparse alrededor de los internódulos. Sin embargo, una vez secos suelen pesar menos debido a su menor densidad. Además, los cogollos, tienen un olor menos fuerte que el de las indicas, tanto en la planta como secos.

Las sativas necesitan más tiempo para florecer, por lo que culminarán su floración entre 9 y 12 semanas. No obstante, el tiempo total que necesitan es aproximadamente el mismo que las indicas ( a veces incluso  menor, en términos de ‘horas de luz’).

Las sativas suelen ganar altura al tiempo que florecen. Esto se debe a que en la zona ecuatorial no hay tanta diferencia entre las horas de luz diurna en invierno y e n verano. Así pues, en su entorno nativo, crecerán y florecerán al mismo tiempo, por lo que lo que realicen cultivo de cannabis de interior no deben permitir demasiado crecimiento vegetativo a una sativa antes de inducir la floración.

Las sativas son muy apreciadas por su efecto de ‘euforia’ y ‘subida’. Una subida energética, cerebral,  creativa, risueña y hasta psicodélica. Es menos impactante que el efecto de la indica y es menos probable que envíe a dormir al consumidor.

Fuente: Sensi Seeds

{module[145]}

VER TODAS LAS NOTICIAS