La marihuana ayuda a reducir la grasa acumulada en las arterias, afirman

Debido a que la mariguana medicinal ayuda a reducir la grasa que se acumula en las arterias del corazón, evitando que se obstruyan, ya se realizan investigaciones con el objetivo de orientar el uso terapéutico del cannabis para el tratamiento de enfermedades cardiovasculares.

En entrevista con Excélsior, el epidemiólogo clínico Juan Carlos Restrepo explica que está comprobado que el cannabidiol y otras sustancias derivadas de la planta, ayudan a bajar el peso corporal y contribuyen a incrementar la respuesta metabólica al ejercicio.

 En consecuencia, se equilibra la presión arterial y la contractibilidad del miocardio, mejorando su respuesta adaptativa ante cualquier posible afectación, disminuyendo el riesgo de infarto.

 “Se ha descubierto que cannabinoides como el cannabidiol y el cannabinol y en dosis muy bajitas y prolongadas, así como el THC (tetrahidrocannabinol), pueden mejorar el peso, al estar en contacto con los receptores endocannabinoides, principalmente de nuestro cerebro.

 “Al disminuir la grasa corporal, baja el peso común y corriente, la grasa visceral y se regula el metabolismo de los lípidos, evitando que se acumule grasa en las arterias y en consecuencia evitando que se tapen. Toda esta interacción, libra a la persona de un infarto”, detalló.

Luego de realizar estudios en torno al uso medicinal de la mariguana, desde 2010, el también farmacólogo clínico explicó que en Israel existen las investigaciones más avanzadas en torno a la aplicación del cannabis medicinal para tratar las enfermedades cardiovasculares.

Te puede Interesar
Descubren que el consumo cannabis a largo plazo mejora la función cardíaca

 Y actualmente, en Suiza, Estados Unidos y Colombia se trabaja en protocolos de investigación para probar un extracto de cannabis enfocado a la prevención de infartos e incluso para evitar ataques.

  “Una persona posinfarto necesita un tiempo para su recuperación. Con la ingesta de los derivados cannabinoides se ha encontrado una mejor recuperación del músculo cardiaco después del mismo infarto.

  “Incluso los pacientes a quienes se les coloca un stent coronario —para revascularizar y mantener abierta la arteria— podrían adaptarse mejor a éste, si se les suministran ciertos cannabinoides”, afirmó.

Fuente