El presidente del TSJPV rechaza la denuncia de las asociaciones de que falta una regulación.

El presidente del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco, Juan Luis Ibarra, opinó ayer que no existe ninguna obligación legal de regular el consumo colectivo de cannabis porque éste no está contemplado como derecho subjetivo. Ibarra se pronunció ayer sobre la denuncia de la Federación de Asociaciones Cannábicas de Euskadi (EUSFAC) de falta de regulación, hecha pública después de la intervención policial de una plantación en Gipuzkoa perteneciente a una cooperativa de consumidores.

El presidente del TSJPV, que ayer compareció en la ponencia que analiza la posible regulación de los clubes de cannabis, recordó previamente en declaraciones a los periodistas que el consumo compartido de cannabis en pequeñas cantidades por parte de personas adultas no es delito.

No obstante, dejó claro que “no hay ninguna obligación de regularlo” porque no se trata de un derecho subjetivo, es decir, que no es susceptible de ser reclamado ante los tribunales. “Esto no quiere decir que esté bien ni que esté mal” el consumo colectivo, precisó Ibarra, quien recordó que el Convenio Único de Naciones Unidas de 1961 sobre estupefacientes incluye el cannabis como sustancia estupefaciente sujeta a una regulación global de carácter internacional.

“Hay jurisprudencia de que el consumo con cantidades propias de autoconsumo no está penalizado”

Este convenio recoge que tanto su producción, como su distribución y su uso debe estar intervenido por la administración, lo que ratifica, según Ibarra, que no es un derecho subjetivo. “Hay una jurisprudencia ya consolidada de que el consumo colectivo con cantidades propias de autoconsumo no está penalizado, pero eso no quiere decir que exista derecho a hacerlo, sino que eso no es delito”, insistió

Asimismo, hizo hincapié en que la regulación del cannabis como uso terapéutico es competencia estatal y no autonómica, y recordó que la actuación de la policía, los jueces y los fiscales en ésta y en otras materias tiene como fin “perseguir las actividades delictivas”.

Por su parte, el viceconsejero de Seguridad, Josu Zubiaga, precisó que el Gobierno vasco puede autorizar los clubes de cannabis como asociaciones con su inclusión en el registro correspondiente, pero reconoció que no es competente en materia de cultivo. En esta línea, indicó que a la Ertzaintza no le corresponde decidir lo que se regula, sino, en función de la normativa y de la interpretación que hacen los jueces de la misma “actuar en consecuencia”. “Quien criminaliza o no es la legislación, no la Ertzaintza, que lo que hace es seguir los protocolos establecidos en todas sus actuaciones”, concluyó Zubiaga.

La comparecencia de ambos se produjo en el marco de la Comisión de Salud del Parlamento que decidió el pasado mes de marzo retomar los trabajos sobre las asociaciones de consumo de cannabis a través de una ponencia que dio sus primeros pasos la pasada legislatura con el objetivo de buscar una “solución regulada de la actividad de los denominados clubes sociales de cannabis”, tal y como se recoge en la resolución aprobada con los votos de todos los grupos (PNV, EH Bildu, PSE y PP).