El consumo de cocaína entre médicos de un Hospital de Lecce, en Italia, es tan alto que el director general se vio obligado a suplicarles en una carta evitar inhalar coca al menos durante el horario laboral.

No es un secreto que en el gremio de los médicos el consumo de estupefacientes es bastante alto. Tal vez se debe a su cotidiana interacción com múltiples sustancias y estimulantes químicos, aunado al conocimiento de los efectos que cada uno de ellos pueden tener en nuestro organismo. O quizá tenga que ver con el intenso tirmo al que estan acostumbrados con una buena dosis de estrés de por medio. Pero más allá de entender las razones, lo cierto es que los estupefacientes circulan con bastante fluidez entre las manos de los chciso de bata blana. Sin embargo, y aún considerando lo anterior, no deja de resultar sorprendenta la noticia de una medida que un hospital italino debió aplicar.

Resulta que en el Santa Catarina Novella di Galatina Hospital, ubicado cerca de la ciudad de Lecce, al sur de Italia, el consumo de cocaína entre los médicos y asistentes es tan alto que obligaron al director del sanatorio, el Dr Giuseppe Di Maria, a enviar un memo a todos los empleados del hospital. En esta misiva se les pide atentamente a todos los doctores que dejen de inhalar cocaína al menos dentro de las instalaciones y durante horarios laborales. Al parecer se habían registrado múltiples casos de médicos atendiendo a pacientes bajo el influjo del polvo blanco. Paradójicamente ahora Di María enfrenta cargos por no avisar de la situación a las autoridades.

Fuente