La marihuana medicinal es frecuentemente usada para combatir dolores en pacientes de cáncer y contra las náuseas en personas que reciben quimioterapia. En general también es usada por quienes sufren dolores por neuropatías, pero también por pacientes de Múltiple Esclerosis y del síndrome Gilles-de-la-Tourette o portadores del Virus de Inmunodeficiencia Humana, VIH.

Actualmente, BEDROCAN proporciona marihuana medicinal a distintos países europeos como Italia, Alemania y Polonia, donde los pacientes pueden acceder al producto en las farmacias.

Oficina de Asesoramiento

En los nuevos mercados de Israel, Canadá y EEUU, BEDROCAN también ofrecerá asesoramiento porque, en muchos países, la cannabis medicinal es cada vez más frecuente, pero no existe suficiente experiencia sobre la aplicación de la marihuana adecuada a cada caso.

Uno de los dueños de BEDROCAN, Tjalling Erkelens, opina que su empresa puede tener un papel importante también en ese ámbito. Erkelens declaró: “En EEUU, bajo la influencia del nuevo gobierno, ha cambiado la situación. En algunos estados se puede producir y consumir marihuana legalmente si les ha sido recetada a los pacientes”. Erkelens continúa así: “Sin embargo, en la práctica, los usuarios consumen cannabis obtenida de forma irresponsable y que tiene grandes diferencias con la producida por nuestra empresa”. Erkelens agregó: “Intentamos proporcionar ayuda mediante una oficina de consultas, con la que ponemos a disposición nuestra experiencia en marihuana para uso farmacéutico, tanto a los pacientes como a los productores”.

Control Estatal

La exportación de esta marihuana para fines médicos, y de conocimiento sobre el asunto, se hace a través de la Oficina de Cannabis Medicinal del Estado de Holanda. La producción de la planta se hace bajo un severo control para asegurar que responde a las exigencias farmacéuticas.

Erkelens agregó: “Se necesitan muchas etapas para obtener la marihuana medicinal. Todo el proceso de producción debe ser estandarizado para que la cosecha de cada año sea igual a la anterior. La producción debe ser hecha bajo estrictas normas de higiene y las autoridades estatales controlan que se cumplan las reglamentaciones.”

Posición Excepcional

Gracias a esta participación estatal es que BEDROCAN ha podido desarrollarse en estos últimos diez años. Erkelens declaró: “Como todo se hace dentro de la legalidad podemos focalizar nuestras investigaciones que, en nuestro caso, se centran en la propia planta y los elementos que contiene”.

“Aunque -agregó Erkelens- esto no es lo único, ya que también hay que mantener la producción cualitativa y cuantitativamente. En la actualidad nos hacemos la siguiente pregunta: ¿Cómo actúan en cada paciente los distintos productos?”

Según Erkenlens, es importante hacer llegar estos importantes conocimientos a los productores y pacientes de los nuevos mercados. Es que cuanto más se sepa sobre los distintos elementos de la marihuana, mejor se podrá asistir a los pacientes.

Fuente