Siempre ha sido bien sabido que Holanda es el país perfecto para muchos en cuanto a consumo se refiere; ¿cuándo podremos ver un local de nuestro país, por ejemplo, donde poder sentarte a tomar algo con tus amigos, con alguien del trabajo o simplemente tú solo y consumir marihuana tranquila y legalmente? El paraíso para muchos…

Pues bien, a partir de hoy entra en vigor una nueva ley en el país holandés por la que los dueños de los coffeeshops tendrán que comprobar si los clientes son residentes legales en los Países Bajos para poder vender cannabis. El ministro de Justicia, Ivo Opstelten, dice que la medida es necesaria para reducir los problemas creados por los extranjeros que vienen a Holanda para comprar drogas blandas.

Afortunadamente, muchos alcaldes holandeses, entre ellos los de las ciudades más importantes y turísticas del país, han optado por hacer caso omiso a esta nueva ley. Según ellos, la medida es contraproducente, ya que la mayor parte de los extranjeros se verán obligados a comprar marihuana en las calles. Como resultado, casi la mitad de todos los coffeeshops han anunciado que continuarán vendiendo drogas blandas a los consumidores llegados del extranjero.

 

Escrito por César Padial

 

VER TODAS LAS NOTICIAS