El uso de drogas sicodélicas como método terapéutico: en Holanda el tema es tabú desde fines de los años sesenta. Antes de eso, los científicos holandeses consiguieron resultados revolucionarios con tratamientos con LSD para pacientes psiquiátricos. Actualmente, LSD y XTC son aceptados en centros de tratamiento en Alemania, Suiza y EE.UU., pero la posibilidad de que LSD vuelva al mercado holandés es pequeña.

“Los científicos holandeses están ansiosos porque se investigue más sobre los experimentos con sicodélicos.” Dice el profesor Ruud Kortekaas del Centro Médico de Utrecht. “Hay suficientes investigadores que quieren continuar con el trabajo pero todavía subsiste la duda de quién lo financiará y cuándo las autoridades darán su aprobación.”

Medicamento excepcional
En la medicina sicodélica, LSD y MDMA -la base de la píldora XTC- se utilizan en diferentes métodos de tratamiento. Por ejemplo, en el tratamiento de estrés post traumático (PST) el profesor Stephen Snelders del Centro Médico de la Universidad Popular de Ámsterdam explica:

“En Suiza ya se está trabajando en eso. Allí no usan LSD pero sí MDMA de XTC, debido a que el efecto no es tan potente. También se llevaron a cabo experimentos en Israel. En realidad todas las afecciones siquiátricas que cuesta tratar con otro tipo de métodos, se pueden tratar con medios sicodélicos. Por ejemplo el problema de adicciones. El LSD también puede ser usado con pacientes terminales. Se les suministra LSD para darles confianza mostrándoles una idea de lo que les podría esperar después de morir.”

Trauma de guerra
Científicos holandeses en el pasado desempeñaron in importante papel en la investigación de sicodélicos. Es así como en Holanda fue donde surgieron los métodos sicodélicos para el tratamiento de estrés post traumático. El LSD puede remover las barreras en el cerebro a través del tratamiento, con lo que las experiencias traumáticas surgen con más facilidad y se pueden analizar, incluso si han sido reprimidas durante años. En los año cincuenta y setenta, decenas de combatientes de la Resistencia y sobrevivientes de campos de concentración, fueron tratados de sus traumas de guerra a través de este método.

LSD pasó a la interdicción en 1966 cuando en todo el mundo fue a engrosar las sustancias incluidas en la Ley del Opio. Siquiatras debieron obtener un permiso de opio para poder utilizar el LSD. Además las investigaciones no podían demostrar suficientemente que el tratamiento con LSD era los suficientemente exitoso. El hecho de que la sustancia entretanto fuera asociada con el movimiento hippie significó su sentencia final.

Experiencias estaounidenses
Psiquiatras en EE.UU. tuvieron el mismo problema. Por lo tanto decidieron iniciar nuevas investigaciones. Con ello, en los últimos veinte años se han analizado científicamente diversos medios sicodélicos y han sido aprobados por la Administración Estadounidense de Alimentos y Drogas, FDA. El LSD es ahora -con severas limitaciones- una medicina, y se puede aplicar experimentalmente para la investigación del funcionamiento del cerebro.

Según el profesor Kortekaas la amplia investigación de los sicodélicos llega luego de una enorme campaña en el país. “Son muy buenos para unir la política con estas investigaciones, con lo que es más fácil obtener premisos para experimentar. Además las investigaciones se llevan a cabo de forma transparente. Todos los resultados se informan a la población y eso tiene un efecto positivo para su aceptación.” En Holanda no existe una campaña de recolección de fondos. Con ello los investigadores son totalmente dependientes de las autoridades en materia económica.

Pocas posibilidades

La pregunta es si el LSD volverá alguna vez al sistema de tratamiento en Holanda. El LSD sigue siendo relacionado con elementos negativos de los años sesenta. “Las autoridades de Holanda no quieren tener problemas con drogas prohibidas y que tienen un pasado complicado.”, dice Snelders. Por la misma razón casi no hay dinero para investigación. Sin embargo Kortekaas considera que ya está despareciendo el tabú de los sicodélicos.

Aunque también hay razones prácticas. LSD y MDMA tiene diferentes efectos para cada paciento e incluso una mínima variación en la dosis puede provocar reacciones diferentes. El tratamiento exige por lo tanto un control permanente del médico. Y para los fabricantes de medicinas es bastante más fácil y más barato desarrollar medicamentos que puedan ser usados de la misma manera por todos.

Fuente