por: Noucetta Kehdi

Desde los años cincuenta la industria de invernaderos, buscando más eficiencia y mejores resultados, comenzó a sustituir la tierra por “substratos”.

¿Por qué reemplazar la tierra? Una de las respuestas evidentes es para evitar todas las pestes y enfermedades que nacen en el suelo. Otra, para reemplazar un medio pesado y difícil de limpiar y tratar con un material ligero, fácil de lavar y de reciclar. Y aún más importante: garantizar un entorno para las raíces limpio, neutro y bien aireado. A menudo la hidroponía está considerada como una técnica de cultivo usando sólo agua, sin sustrato. Esto es cierto para NFT o aerohidroponía, que no utilizan medio o sólo la cantidad necesaria para actuar como soporte de la planta. Pero cultivadores que trabajan con sistemas de riego gota a gota, Deep Channel NFT, o de flujo y reflujo, utilizarán más o menos substrato, según sea el sistema de cultivo que han elegido.

Hoy encontramos en el mercado una gama verdaderamente amplia de substratos, y puede ser difícil para principiantes determinar cuál es el medio que mejor se adapta a su módulo hidropónico.

¿En qué nos debemos fijar cuando elegimos un substrato?

* Que sea neutro (es decir, que no influya sobre el nivel de pH de la solución nutritiva)* Capacidad de retención de agua

* Relación agua / aire

* Aireación y drenaje

* Capacidad de intercambio de cationes (acción amortiguadora)

* Limpieza

* Estabilidad de la materia orgánica

* Facilidad de eliminación

* Riesgos medioambientales y para la salud

Otro aspecto esencial para tener en cuenta es la estrecha relación entre el medio y los ciclos de riego aplicados. Substratos como lana de roca o cubos oasis retienen mucho más tiempo la humedad que la fibra de coco y una vez más que guijarros de arcilla. En sistemas hidropónicos profundos de recirculación continua, como por ejemplo AquaFarms o Flo Gros, es más indicado usar guijarros de arcilla ya que no es necesaria una alta retención de agua. Si has decidido sustituir las bolitas de arcilla por lana de roca u oasis, deberás reducir el ciclo de riego a 5 minutos cada hora.

1 – La lana de roca se hace fundiendo basalto puro a temperaturas extremadamente altas (+/- 1500° C). La masa de roca líquida se hila centrifugando para formar fibras cuando se enfría.

Este es uno de los substratos de utilización más extendida hasta ahora. Fue y aún lo es, ampliamente usado en la industria de invernadero hasta que se convirtió en un riesgo medioambiental, lo suficientemente importante para crear nuevas regulaciones concernientes a su uso y eliminaciónLa lana de roca sigue siendo un buen material y tiene muchas propiedades de un substrato adecuado. Se presenta en formas variadas como cubos de todos los tamaños, trozos y fragmentos triturados y tiene varias ventajas, incluyendo neutralidad, buena aireación y buena capacidad de retención de agua.

Pero la lana de roca tiene un inconveniente muy grande: no es ecológica. Es perjudicial para la salud, especialmente cuando está seca. Partículas finísimas se separa de los cubos o trozos y mediante el aire que respiramos se acumulan en los tejidos pulmonares. La lana de roca también es nociva para el medioambiente, creando un serio problema de eliminación debido a que no se degrada con facilidad. Después del uso por lo general se tira a la basura que va a los vertederos, donde no se descompone, dejando una gran polución en nuestros suelos.

A menudo se utiliza lana de roca con los sistemas de riego gota a gota o de flujo y reflujo, pero ya va siendo remplazada por sustratos más limpios y respetuosos con el medioambiente como fibra de coco o guijarros de arcilla.

2 – Los guijarros de arcilla son esas pequeñas bolitas que a menudo se ven en tiestos de plantas que decoran vestíbulos de bancos y hoteles. Son bolitas de arcilla cocidas a alta temperatura hasta expandirse y volverse porosas, con una estructura estéril y ligera que retiene una importante cantidad de oxígeno y humedad para mantener las raíces sanas. Estas bolitas se pueden adquirir en diferentes diámetros, desde 2 mm hasta 24 mm. Las de tamaño más pequeño tienen cierta capacidad capilar mientras que las más grandes logran un drenaje rápido. La mejor combinación para hidroponía profunda es una mezcla de bolitas pequeñas y grandes (4/8 – 8/16) para lograr el entorno más adecuado para las raíces.

Cuando los guijarros de arcilla provienen de un fabricante confiable son neutras (pH cerca de 7.0), y así el nivel de pH de la solución nutritiva no se verá afectado.

Son fáciles de limpiar después de la cosecha. Si se trata de pequeñas cantidades se pueden hervir en agua. En cantidades mayores se pueden remojar durante la noche en una solución fuertemente ácida (4.0) o en lejía; al día siguiente se aclararán a fondo. Y así se podrán usar tantas veces como sea necesario.

Son naturales y respetuosas con el medioambiente.

Son totalmente reciclables: cuando ya no se vuelvan a utilizar, se pueden fácilmente desechar en el jardín o mezclarlas en los tiestos para aligerar la tierra.

Los guijarros de arcilla tienen poca capacidad de retención de agua comparada con otros sustratos. No se pueden utilizar en todos los sistemas de cultivo pero se recomiendan para sistemas como los “Hydro” Systems, de corrientes constantes y profundas.

Algunos cultivadores los mezclan con otros substratos que pueden ser lana de roca o medios orgánicos como fibra de coco, para mejorar el drenaje y aumentar la capacidad de intercambio de cationes.

3 – La fibra de coco fue lanzada hace algunos años por la industria de invernaderos como sucedáneo para la lana de roca, cuando se necesitaba un sustitución eficiente de bajo costo. Es un sub-producto de la industria del coco, inicialmente producido por países tropicales con grandes plantaciones de palmeras de coco.

En el mercado la encontramos en 2 formas: * La tradicional consiste en ladrillos o panes duros, o chips en bolsas de plástico que se expandirán enormemente cuando se dejan en agua. Este tipo tiene excelentes cualidades de retención de agua y capacidad de intercambio de cationes, y es lo suficientemente estable como para no descomponerse rápidamente.

* Las marcas más nuevas presentan la fibra de coco tejida en cubos y planchas, que casi no tienen capacidad de retener el agua y por lo tanto están indicadas sólo para uso en casos de ciclos continuos de agua. Sin embargo, son perfectas en drenaje y aireación. Hay algunos parámetros que se deben considerar cuando se elige substrato de coco: el contenido de sodio, capacidad de aireación y drenaje con relación a la producción.

Muchos substratos de coco vienen de áreas costeras y contienen sodio en cantidades que pueden ser nocivas para las plantas. Hoy en día los productores aclaran las fibras para quitar la sal, con resultados suficientemente buenos.

Otro parámetro es la capacidad de drenaje del substrato. El substrato puede ser muy bueno y bien aireado, pero cuando se usa fibra triturada, más pronto o más tarde comenzará a compactarse, eliminando el espacio aireado que las raíces necesitan para su desarrollo. Por esta causa los cultivadores mezclan a veces guijarros de arcilla o perlita con sus chips de coco.

La fibra de coco es un producto típico del cual se debe respetar el comercio justo. El proceso de fabricación en muchos países involucra el trabajo de niños y/o compensaciones muy pobres para los granjeros. Este es un tema muy importante que nosotros, habitantes de países ricos, debemos observar al máximo.

4 – La perlita es un derivado de roca volcánica esterilizada, especialmente regulada para uso hortícola. Es excelente para aumentar la aireación, mejora el drenaje y reduce el compactado en la zona de las raíces. Se descompone muy despacio y puede ser utilizada en cantidades. En el cultivo hidropónico se usa perlita en el sistema de riego gota a gota, y se vende embalada en plástico como la lana de roca y la fibra de coco. Algunos cultivadores la mezclan con otros substratos como médula de coco suelta, para mejorar el drenaje y la aireación.

5 – La vermiculita es mica hinchada, calentada y expandida. Mantiene una enorme cantidad de humedad y crea capilaridad en la zona de las raíces. Tiene una excelente capacidad de intercambio de cationes.

Pero la vermiculita, al igual que perlita, no se usa a menudo en cultivos hidropónicos, principalmente por motivo de su pobre aireación. Ambos substratos están mejor adaptados para germinar semillas o esquejes de raíz en otras unidades de propagación hidropónica. Se pueden usar mezclados juntos o con otros substratos para mejorar los resultados.

El substrato es un tema de elección técnica según el sistema de cultivo usado, y también es un tema ético, cuando involucra al medioambiente y al comercio justo. Ésta no es una descripción completa de todos los substratos disponibles en el mercado de cultivo hidropónico actual. Lana de roca, guijarros de arcilla, fibra de coco, perlita y vermiculita son los más comunes y difundidos.

También se pueden usar otros como lava de roca, musgo de fango de turba y hasta arena, grava o corteza de árbol. Por cierto, muchos cultivadores eligen trabajar sin ningún substrato, como en Aero-hydroponia o NFT.

Y en algunos países del tercer mundo, donde los jardineros hidropónicos no tienen las mismas posibilidades o significados como para nosotros aquí, utilizan recortes de plástico y otros desperdicios inertes como medio y obtienen también cosechas excelentes, demostrando que la tierra no es el único substrato posible cuando es reemplazado con el material adecuado.