Soy fumador de cannabis habitual desde hace 10-12 años. Suelo fumar acompañado de otras personas (nos pasamos el porro). Estoy muy preocupado por el tema de la Gripe A. He leído que el cannabis baja las defensas ¿Fumar puede perjudicarme especialmente? ¿Y pasar el porro? ¿Debo decírselo a mi médico para que me vacunen? ¿Podría tomar antivirales como prevención? Muchas gracias.

            Se ha escrito mucho acerca de la nueva pandemia de gripe A. El exceso de información alarmista ha llevado a un estado de histeria social colectiva que hasta el momento no está justificada. Cada una de las muertes (doce casos hasta el momento) ha sido portada de los medios de comunicación durante este verano creando un estado de miedo colectivo. Si los telediarios nos contaran el número de atracos que se producen en joyerías todos los días, o las muertes producidas por la práctica deportiva nos encontraríamos ante una alarma parecida e igual de injustificada. Recordemos que la gripe estacional infecta a cientos de miles de personas cada temporada y es la responsable 40.000 muertes todos los años.

            De lo que se conoce hasta el momento actual, la Gripe A parece infectar más a personas jóvenes que a ancianos. Aunque el virus H1N1 es más contagioso que el virus de la gripe habitual, suele ser más leve y en la inmensa mayoría de los casos la recuperación es completa al cabo de unos pocos días sin más tratamiento que el de la fiebre. Las personas con enfermedades crónicas y los inmunodeprimidos tienen mayor riesgo que la población general.

            Los principios activos del cannabis actúan sobre unos receptores presentes en el sistema inmune modificando su actividad. Esto está suficientemente demostrado tanto en estudios de investigación básica (estudios en los que se realizan pruebas con cannabinoides naturales y sintéticos en cultivos celulares) como en animales de experimentación, pero no está demostrado que tengan ninguna repercusión en humanos. De hecho existen estudios científicos en portadores de VIH y enfermos de SIDA consumidores de cannabis que sugieren que la sustancia no tiene repercusiones importantes inmunológicas en estas personas, y algunos fármacos derivados del cannabis pueden utilizarse en enfermos de SIDA. En este sentido, no existen datos para suponer que el hecho de fumar cannabis haga que las personas sean más susceptibles a padecer la gripe A o cualquier otra enfermedad respiratoria de origen infeccioso. Tampoco hay evidencias de que fumar cannabis implique mayor peligrosidad o peor pronóstico.

            Con respecto al hecho de pasarse el porro, en principio y teóricamente el hecho de compartir fluidos puede dar lugar a la transmisión de algunos virus. Pero si en años anteriores no has estado preocupado por la posibilidad de infectarte por el virus del catarro o de la gripe estacional, no hay motivos para ser obsesivo. Lo sensato es utilizar el sentido común y no compartir porros con personas que tengan fiebre, tos u otros síntomas de infección respiratoria. Pero esta norma tiene que ver más con principios básicos de higiene que con la prevención específica para la Gripe A. El lavado frecuente de manos parece la medida higiénica más eficaz en este sentido.

            En definitiva, como sucedió con las vacas locas o la gripe aviar, la alarma social generada en torno a la gripe A está hasta el momento injustificada. Es probable que durante los meses de invierno la enfermedad se disemine en la población general aunque todos los datos científicos disponibles señalan que en la inmensa mayoría de los casos la gripe A tiene un curso leve y autolimitado. Esto es válido tanto para las personas que fuman cannabis como las que no lo hacen