Alcanzamos la 7.ª entrega de esta serie de artículos en los que yo, Leroy McWolf, he recogido el testigo del “Cultivo básico en espacios reducidos”. Como hemos venido explicado, alternaremos los puntos de vista de dos autores para dinamizar las explicaciones y enriquecer la fundamentación de un tipo de cultivo que gana cada vez más terreno.

Por Leroy McWolf

Los cultivos en espacios reducidos han ido adquiriendo más y más importancia durante los últimos años. Su comodidad, discreción y eficiencia los ha convertido en la elección de muchísimos cultivadores. En la actualidad disponemos de gran cantidad de material -la mayor parte al alcance de todos- que nos permite optimizar estos pequeños cultivos, alcanzando rendimientos muy rentables.

En ocasiones, les ofrezco a mis amigos cultivadores cogollos de cultivos en espacios reducidos y otros provenientes de armarios más grandes o habitaciones enteras acondicionadas sólo para cultivar. Hablamos de diferencias de potencia que van desde los 250 vatios en espacios reducidos hasta los 1000 vatios en ciertos emplazamientos. Lo curioso es que, cuando se trata de flores que provienen de lo más alto de las plantas, la mayoría de ellos no pueden diferenciar unos de otros. Incluso me han llegado a decir que no habían conseguido resultados como algunos de mis cogollos superiores, provenientes de 250 vatios con cooltube, en cultivos con 600 vatios de sodio.

White Widow
Cogollo de White Widow

Como mencionábamos más arriba, la producción es muy alta si la comparamos con el pequeño espacio que requerirán nuestras plantas. En números anteriores de Cannabis Magazine, hemos explicado como alcanzar los 140 gramos de flor curada, con una poda muy ajustada, partiendo de un espacio muy reducido y un consumo bajo, basado en 250 vatios de sodio.

Viajemos entonces al meollo de la cuestión. Aunque también se había hablado sobre genotipos destinados a espacios reducidos, la intención de esta serie es tratarlo en profundidad, siempre desde una perspectiva sencilla y accesible, para aclarar ciertas preguntas que nacieron durante anteriores artículos.

Nuestra labor será explicar por qué debemos elegir esta o aquella semilla, fundamentándonos en sus orígenes. Esto os proporcionará ciertas nociones sobre la crianza cannábica y permitirá que vosotros mismos podáis juzgar cualquier tipo de semilla que caiga en vuestras manos. La idea es saber si los genes que posee esa semilla -el genotipo- son adecuados para un espacio reducido o muy reducido.

Recordemos entonces las dimensiones en las que nos movemos. Desde que comenzamos a hablar sobre el cultivo en espacio reducido, hará ahora cerca de dos años, se ha fundamentado en un hipotético espacio de 60x60x140 centímetros. Existen armarios prefabricados con estas dimensiones exactas y específicamente creados para llevar a cabo el cultivo de marihuana. Normalmente, estos armario son usados para tener a madres o sólo para la fase de enraizado de esquejes y parte del crecimiento vegetativo.

Te puede Interesar
Cómo cultivar en un espacio reducido, con un consumo de energía bajo y una producción más que aceptable (III)

Detengámonos también en algunas de las semillas que hemos recomendado anteriormente. Como os comentábamos y muy a pesar de los amates de las sativas puras, los orígenes índicos, afganos o híbridos con tendencia índica son los más adecuados para entornos como estos. Esto se debe a sus cortos periodos de floración y su tendencia a ser similares a un pequeño arbusto. Normalmente, cuanto más tarde en florecer la planta, más grande será una vez terminado su ciclo vital.

Shantibaba y Mr Nice
Shantibaba y Mr Nice

Para aquellos que nunca hayáis cultivado en un espacio reducido, lo mejor es que os decantéis por al homogeneidad. Plantando una sola variedad no sólo será más fácil el cultivo (mucho más) si no que se alcanzarán producciones mucho mayores que si nos dejamos llevar por la diversidad de genotipos.

Estos son algunos de los genotipos que traíamos a colación y que hemos explicado con detenimiento en los números inmediatamente anteriores al que tenéis entre vuestras manos:

  • Skunk, Super Skunk, Old Skunk (Cheese), Red Skunk y sus derivados.
  • Algunos tipos de Critical, como Critical Mass, Critical 47, Critical + o Kritikal Bilbo.
  • Algunos tipos de Kush, como 8 ball kush, All Kush, Hindu Kush o Power Kush.
  • La mayor parte de plantas con nombres como Northern Lights, Californian, Afghan o Hash Plant.

También os advertíamos que los nombres que usan las casas son, al fin y al cabo, una forma genérica de “etiquetar” a un ser vivo para poder reconocerlo. Esto conlleva, inevitablemente, que algunas variedades que podemos encontrar en la actualidad usen un nombre a genotipos que ya hemos cultivado; que elijamos a las susodichas por los buenos resultados obtenidos con la anteriores y, al cultivarlas, nos sintamos decepcionados al descubrir una planta que no tiene las características esperadas.

Existen casos de variedades que han heredado el nombre de uno de sus parentales (Skunk, Critical, Kush, Californian, Afghan, Northern, etc.) pero conservan pocas o ninguna de las características que nos agradan de su progenitor. Incluso genotipos que usan el mismo nombre y son plantas totalmente diferentes.

Algunos seguro que os estáis preguntando: entonces ¿cómo sé que genotipo escoger?. Si os decantáis por semillas consagradas, que muchos cultivadores ha probado, no tendréis problema. Además de la información de la casa, hallaréis cientos de opiniones en internet que os ayudarán a confirmar vuestra elección.

Te puede Interesar
Cómo cultivar en un espacio reducido, con un consumo de energía bajo y una producción más que aceptable

Si, por el contrario, os aventuráis a probar nuevas variedades que salen al mercado –algunas de ellas exquisitas– tenéis que asumir cierto riesgo. Leed la información que proporciona la casa y si ambos predecesores son adecuados, con total seguridad, el cruce de ambos también lo será, al margen de que se parezca más a una parte o a otra.

Centrémonos entonces en la variedad que nos ocupa este mes. En el artículo anterior nos detuvimos en las plantas con denominación Critical y, más concretamente, en las semillas denominadas Critical Mass, Critical #47 y Kritikal Bilbo. En esta entrega nos detendremos en un nombre que ha dado origen a multitud de genotipos apropiados para espacios reducidos: White Widow.

Si elijo esta variedad es porque se puede convertir en una gran alternativa para los amantes de las sativas que quieren usar algún híbrido con efectos sativos en nuestros pequeños emplazamientos. La “Viuda Blanca” fue creada hace casi 20 años por el mismo breeder australiano que creó Critical Mass, Shantibaba.

Por aquel entonces, el genetista trabajaba para la gigantesca GreenHouse Seeds, quienes afirman conservar un genotipo mejorado de la variedad. En 1995, poco después de su comercialización, se convirtió en un rotundo éxito en ventas y alcanzó el primer premio de la High Times Cannabis Cup.

La White Widow originaria es un cruce híbrido entre una madre proveniente de una variedad pura, una sativa de Brasil, y un padre sativo/índico del Kerala, en el sur de la India. Según cuenta la historia, Shantibaba tuvo la oportunidad de conocer al cultivador de este landrace y observar la genética en su ámbito natural, realizando una selección de los mejores ejemplares y trayendo esa genética a occidente.

Shantibaba en Spannabis
Shantibaba en Spannabis

Al igual que ha pasado con otras variedades, el principal atractivo de esta genética radicaba en la enorme cantidad de resina presente sobre los cogollos y las hojas cercanas a los mismos. De ahí el denominativo “White”. La potencia era muy superior a lo habitual por aquellos tiempos. Estudios independientes analizaron muestras que contenían porcentajes de más de 20% de THC, tasa muy similar a la que consiguen las variedades más potentes en la actualidad, veinte años después de que Shantibaba jugara a ser Dios.

Como os comentábamos un poco más arriba, debido a la fuerte influencia sativa en sus genes, esta variedad producirá un efecto cerebral intenso, activo, mostrando una clara predominancia de la mente sobre el cuerpo. El sabor típico de White Widow es dulce, con toques afrutados, aunque existen expresiones fenotípicas que son más florales, más especiadas.

Te puede Interesar
Genotipos adecuados para cultivos en espacios reducidos (II)

El enorme éxito cosechado por esta planta hizo que muchísimos breeders a lo largo y ancho del globo hayan comercializado sus propias versionas de White Widow. Actualmente podemos encontrar exactamente el mismo nombre en variedades de GreenHouse Seeds, Medical Seeds, Pyramid Seeds, Dutch Passion, Dinafem, Royal Queen Seeds, etc.

Posteriormente, y ante la contaminación del mercado, Shantibaba quiso diferenciar sus mejoras de esta variedad, partiendo de las mismas bases que con White Widow, y la comercializó con un nuevo nombre: Black Widow, vendida por Mr Nice Seeds.

Esto es lo que el famoso genetista dijo acerca de su creación:

“Me gustaron tanto las cualidades de aquella marihuana del sur de India que plantee un safari con mi moto, para observarla en su ámbito natural, las montañas del Kerala. Poco después de comenzar mi viaje, estaba sentado en un bar tomando una taza de té y fumando un poco de hierba cuando un hombre en plena adultez, de mirada desanimada, se acercó y me ayudó a acabar mi porro.

Aquel hombre me llevó a su granja y descubrí, curiosamente, que él era el cultivador de aquella variedad que me había hecho recorrer medio mundo en su busca. Me pase varios días probando muestras de marihuana de todas estas plantas que el propio hombre habían cultivado, seleccionado y cruzado entre sí mismas durante años basándose en un único criterio de selección: la producción de resina. Esta selección acabó siendo uno de los progenitores de la legendaria Widow.

El hombre le contó que aquellas plantas siempre se habían cultivado en su región pero que existían variaciones en según que zona. Según él, todas ellas tenían un aspecto similar: plantas de un tamaño medio, con estructura más bien compacta, hojas de tendencia sativa y un periodo de floración corto.

En 1987 y 1988 pasé otro año viajando con mi novia por Perú, Ecuador y Colombia. Fui a Tyrone, una cordillera montañosa cerca de Santa Marta, justo al norte de la frontera con Venezuela. Después de largos lapsos de tiempo dedicándonos a las experiencias etnobotánicas con el cactus San Pedro, conocí un brasileño de unos cincuenta años, afincado en aquella región, que acabó convirtiéndose en un buen amigo mío. Él era originario de la Amazonia y tenía una variedad IBL (In Bred Line: variedades que, durante varias generaciones, no han sido cruzadas con ninguna otra variedad externa) que comenzó a ser cultivada por su abuelo estaba en su familia hacía tres generaciones.

Foto de Mr Nice
Foto de Mr Nice

Evidentemente, estas dos variedades no eran exactamente puras dado que habían sido mezcladas durante años por las personas que las cuidaban. Eso sí, siempre habían sido cultivadas por la misma gente y en el mismo lugar, por eso se habían convertido en variedades únicas.

Debido a esto, es normal que las personas encuentren fenotipos sativos en paquetes de 18 semillas. La hembra fue seleccionada después de más de 200 pruebas. Es cierto que no es comparable al esfuerzo que hizo Nevil con Super Silver Haze, puesto que requirió más de 1.000 pruebas.

Pero lo más importante para mí era reducir el periodo de floración hasta los sesenta y pocos días. Buscaba un fenotipo más índico, igual de potente y de un tamaño medio para poder extraer de él un esqueje y ponerlo a florece. Al final conseguí un margen de entre 8 y 10 semanas. Debido a que la planta desarrolla todo su potencial durante las tres últimas semanas de floración nunca debe cosecharse demasiado pronto.

Son muchas las personas que han encontrado una Widow que les ha enamorado, pero lo cierto es que no todas las semilla son iguales. Además de las diferentes expresiones fenotípicas, es difícil conseguir todos los parámetros ideales de cultivo para según que expresión de White Widow.

Espero que esta información pueda satisfacer vuestra curiosidad. Lo más importante es que recordéis que mis Widow provienen de estas dos IBL y han sido creadas después de dos años de trabajo, buscando unos progenitores que tuvieran todas las cualidades deseadas.”

Para despedirnos hasta la próxima entrega, en la que nos detendremos en otros detalles y variedades derivadas de esta variedad, os dejamos con las palabras de Shantibaba en relación a toda esa gente que cuestionaba su autoría:

Te puede Interesar
Genotipos adecuados para cultivos en espacios reducidos

“Este es el fin de la verdadera historia de la White Widow, por lo menos hasta el momento. Ante las dudas generadas sobre sus posibles y múltiples creadores, me gustaría sabersi existe alguna persona, que se proclame padre de esta variedad, que haya dado tanta información y tantos detalles de las plantas seleccionadas para su creación como yo lo he hecho.”

Por desgracia, debido al vacío legal o ilegalidad de la planta, estos breeders, estos genetistas que han demostrado rozar la genialidad en muchos momentos, no pueden reivindicar la autoría de sus especies, ni registrarlas como suyas, ni si quiera proteger su nombre. Esperemos que esto cambie muy pronto.