Directora de la entidad destacó que estos remedios “reconocen el gran potencial terapéutico del cannabis”, pero también lamentó que “usuarios medicinales seguimos siendo víctimas de procedimientos policiales”

Tras la llegada de los fármacos T100 y TC100 a Chile, los primeros medicamentos a base de cannabis a comercializarse en el territorio nacional, la directora ejecutiva de la Fundación Daya, Ana María Gazmuri, celebró la llegada de estos remedios pero, al mismo tiempo, planteó que “su precio está alejado de la realidad chilena“.

Según la dirigente de dicha entidad, que aboga por el uso terapéutico de productos derivados del cannabis,  “el valor, de $ 210.000, es casi el equivalente a un sueldo mínimo” y que, por lo tanto, se están tomando iniciativas para impulsar rebajas.

“Estamos trabajando por impulsar la producción nacional de fitofármacos en base a cannabis, realizando diversos estudios clínicos que permitan su registro como medicamento”, planteó Gazmuri, quien también defendió la vía del autocultivo para el uso medicinal del cannabis.

En ese sentido, expresó que es “una vía que hay que resguardar, ya que lamentablemente no está consolidada. Los usuarios medicinales seguimos siendo víctimas de procedimientos policiales y persecuciones del Ministerio Público, de manera totalmente injustificada, ya que nuestra legislación permite el autocultivo”.

Te puede Interesar
Miles de chilenos piden la despenalización de la marihuana

Finalmente, Gazmuri destacó dicho camino para poder desarrollar medicamentos canábicos en el país, lo cual ve como un futuro viable. “Estamos muy pronto a tener los primeros fármacos nacionales, con precios éticos, ajustados a la condición de los chilenos”, concluyó.

Fuente