Las atenciones cannábicas las realiza a domicilio una veterinaria de la Universidad de Chile.
Ofrece tratamiento para epilepsia, cáncer y otras enfermedades degenerativas y que causan dolor crónico.

La Fundación Daya, una de las más activas en el debate en torno a la legalización de la marihuana y pionera en la concreción de su uso medicinal, anunció el inicio de atenciones veterinarias a domicilio, para perros y gatos, a base de cannabis.

“Debido al interés presentado por la comunidad en integrar terapias en base a cannabis para sus animales de compañía, Fundación Daya inició atenciones veterinarias a domicilio dentro de la Provincia de Santiago”, explicó la organización mediante un comunicado.

Daya especificó que “dentro de las patologías susceptibles a ser tratadas con cannabis en animales se encuentran la epilepsia, el cáncer, enfermedades degenerativas como artritis, artrosis o lupus, y enfermedades que causan dolor crónico”.

Agregó que la consulta veterinaria “tiene una duración de una hora y en ella se explica el funcionamiento fisiológico del sistema endocannabinoide, uso y dosificación del cannabis, además de orientar a las personas sobre autocultivo y preparaciones medicinales a base de cannabis”.

A cargo de todo el procedimiento está la veterinaria de la Universidad de Chile Francisca Medina, a quien se debe contactar a través del correo electrónico francisca.medina@fundaciondaya.org. Las consultas a domicilio se realizan de lunes a viernes a partir de las 15:00 horas, “destinadas sólo a felinos y canes”, y tienen un costo de 22 mil pesos.

La cannabis, como terapia coadyuvante a los tratamientos convencionales, puede resultar muy beneficiosa, debido a que posee propiedades antiepilépticas, antiinflamatorias, analgésicas o antiespasmódicas“, señala Francisca Medina en el comunicado.

Te puede Interesar
Un traficante indemnizará al dueño de unos perros intoxicados con su hachís

La profesional relata además que ya ha tenido buenos resultados con mascotas que iniciaron una terapia: “Uno de ellos tiene epilepsia y lleva dos meses con cannabis sin convulsionar desde entonces. Normalmente convulsionaba una vez cada 10 días”, relata.

Fuente