Esta semana la empresa australiana AusCann firmó un acuerdo con GrowForChile SpA y Telor International para vender su participación en DayaCann, empresa que formaron en 2016 en conjunto con Fundación Daya para producir cannabis con fines medicinales en Chile.

Una de las razones de AusCann para retirarse ha sido las restricciones impuestas por el gobierno para el suministro de cannabis a los pacientes. Según se dio a conocer AusCann recibirá un pago inicial de US$200.000. Nicolás Dormal, representante de Fundación Daya, cuenta que ellos aprobaron el acuerdo con quienes se convertirán en sus nuevos socios. Ahora viene un proceso de due dilligence, que, asegura, debiera ser breve y luego evaluar qué proyectos impulsarán.

Como organización compartieron su modelo y sus objetivos con los nuevos inversionistas. Uno de ellos es desarrollar productos de bajo costo que estén al alcance de la gran mayoría de los chilenos. “No es un proceso de la Nasa entonces queremos ajustar los precios a los costos reales de producción y eso ellos lo comparten”, afirma Dormal sobre GrowForChile y Telor International, fondo austríaco de inversión. También insiste en la importancia de una debida regulación para asegurar la calidad, de hecho DayaCann actualmente cuenta con certificación orgánica otorgada por el SAG.

Chile tiene un clima muy propicio para el cultivo de cannabis y su uso medicinal está aceptado culturalmente, pero existe un conservadurismo por parte de cierta elite dirigente que hace que esta industria avance y luego se estanque, dependiendo del gobierno de turno. Pero creemos que todavía estamos a tiempo”, sostiene el representante de Daya. Agrega el dato de que una hectárea de cannabis requiere mano de obra de 80 trabajadores. “Ser productor de esta materia prima es una gran oportunidad para generar fuentes de empleo”.

Fuente