“Los resultados son un triunfo rotundo para el estigma, el miedo y los mitos y un golpe terrible para la evidencia, la equidad y la reducción de daños”

La Dra. Fiona Hutton, profesora asociada en el Instituto de Criminología de la Universidad Victoria de Nueva Zelanda, dice que el voto ‘no’ al referéndum de cannabis del país es una victoria para quienes trafican con el miedo y la desinformación.

Escribiendo en The Guardian , Hutton dice que se redujo a lágrimas después de la votación cerrada, donde el 50,7 por ciento de los votantes dijo ‘no’ a la marihuana legal.

“He estado recibiendo correos electrónicos desgarradores de gente agradeciéndome por mi trabajo para tratar de conseguir la evidencia, para tratar de detener la marea de alarmismo y desinformación sobre el cannabis y aquellos que lo consumen”, escribe.

Una de las voces críticas más fuertes contra el referéndum fue la de la campaña ‘Di no a la droga’, que fue proporcionada por la organización estadounidense Smart Approaches to Marijuana (SAM). SAM está dirigida por Kevin Sabet, asesor de la Oficina Nacional de Control de Drogas de la Casa Blanca.

“Estamos 100% financiados por familias Kiwi preocupadas, no tenemos nada que ocultar”, dijo Aaron Ironside, líder de la campaña SAM-NZ, a RNZ en julio, después de que surgieran acusaciones de recibir financiación estadounidense.“Simplemente fuimos a ellos como un grupo de organizaciones de ideas afines en Nueva Zelanda y les dijimos: ‘Ustedes han hecho toda la tarea y han hecho la investigación, ¿estaría bien si presentáramos los mismos datos bajo su nombre? ‘ Y dijeron que estaría bien ”, dijo Ironside.

Te puede Interesar
Cómo la legalización del cannabis en Canadá influye a otros

A lo largo de la campaña, Hutton escribe que escuchó de quienes vieron sus vidas trastornadas por los cargos de cannabis. Compartieron que el estigma continúa persiguiéndolos, mucho después de que se complete su sentencia.

“En ninguna parte el estigma fue tan claro como en los anuncios de la campaña del no, basada en nociones moralizadas obsoletas de quienes consumen drogas, influenciadas por grupos religiosos de derecha de Estados Unidos”, señala Hutton.

“Esta es una de las cosas más devastadoras sobre los resultados, que el campo de juego nunca estuvo nivelado, que académicos, grupos comunitarios, organizaciones y activistas absolutamente fantásticos, muchos de ellos operando con presupuestos reducidos, en su propio tiempo, buscaron educar, informar, para hacer circular la evidencia, para dar a la gente información clara y equilibrada, luchó para que sus voces se escucharan entre un remolino de desinformación y desorientación. Los resultados son un triunfo rotundo para el estigma, el miedo y los mitos y un golpe terrible para la evidencia, la equidad y la reducción de daños ”.

Hutton destacó que los más afectados por las leyes de drogas del país son los indígenas maoríes, “que representan alrededor del 16 por ciento de la población, pero más del 50 por ciento de la población carcelaria”.Hutton escribe que también está decepcionada por el manejo del tema por parte de la primera ministra Jacinda Ardern. A la luz de los resultados, Ardern, quien esperó hasta que se cerró la votación antes de revelar su apoyo al referéndum, ha declarado que no se tomarán más medidas para despenalizar la planta.

Te puede Interesar
Cannabis medicinal: Nueva Zelanda abrió un posgrado para estudiar a fondo sus beneficios

“Encuentro esto imperdonable, especialmente de un gobierno que nunca respaldó realmente su propio proyecto de ley, y abandonó la idea de la reforma como el hotcake político que lamentablemente sigue siendo”, señala Hutton. “A medida que otros países avanzan a pasos agigantados en sus reformas a la legislación sobre drogas, Nueva Zelanda parece encaminada al cansado y desgastado camino de la prohibición”.

El estrecho margen de la derrota muestra que hay un apetito por la reforma del cannabis en el país de aproximadamente 5 millones de personas, agrega Hutton. “Incluso aquellos que hicieron campaña a favor del voto negativo notaron que el sistema actual no está funcionando”, escribe, “por lo que ahora es el momento de que el gobierno adopte una postura, promulgue una reforma muy necesaria, adopte un enfoque de justicia social para consumo de sustancias y liderar este importante tema “.

La política del Partido Verde, Chloe Swarbrick, ha prometido mantener la conversación sobre la reforma de las drogas. “Estoy interesado en algo más que ganar”, dijo Swarbrick a los medios locales de Nueva Zelanda durante un debate reciente sobre el referéndum . “Estoy interesado en una conversación significativa con los neozelandeses sobre cómo reducir el daño, un debate mucho más complejo y matizado que el simple canto binario de ‘ganaremos'”.

Mientras tanto, el impulso global para la reforma del cannabis continúa, con la excepción de México para publicar sus pautas para un marco legal del cannabis en cualquier semana.

Te puede Interesar
Nueva Zelanda rechaza en referendo la legalización de la marihuana

Fuente