Un perfil político distinto a lo normal, una persona que no dudaba en expresar sus propias opiniones, y que defendió algunas reformas legislativas que no coincidían con los postulados de su partido

Al día siguiente de conocer el fallecimiento del expresidente de Cantabria, Jaime Blanco, la política de nuestra comunidad ha perdido hoy a otro perfil de político diferente. Eduardo Van den Eynde, que fuera diputado del PP en el Palamento regional y portavoz de ese grupo en la etapa de Ignacio Diego como presidente, ha fallecido a los 60 años, después de una larga lucha contra el cáncer. Ha muerto en su casa, ya sedado.

Arturo Van den Eynde
Arturo Van den Eynde (Anibal Ramos), a la izquierda con su segunda esposa, Encarna Tarrés. A la derecha el portavoz parlamentario del PP, Eduardo Van den Eynde.

Se trataba de una persona que marcó su propia línea, dentro de un partido político, pero siempre dando detalles que podían chocar a los demás, por su manera de pensar, de defender sus argumentos y con un particular uso de la ironía.

Una de las cosas por las que más se le recuerda es por defender la legalización del cannabis para uso terapéutico, algo que no casaba mucho con su formación política. Su propia vivencia con la enfermedad le llevó a reivindicar que podían tomarse medidas de ese tipo para poder paliar los rigores del cáncer.

“Podríamos hablar de la absurda prohibición del cannabis, incluso para uso recreativo, en las sociedades occidentales, que parece revertirse, demasiado lentamente, a pesar de las necias resistencias de quienes hablan de esta “droga” con un absoluto desconocimiento de su historia y sus efectos. Mi origen es belga, pero prefiero a los holandeses y sus deliciosos coffee shops”, llegó a decir durante su trayectoria política.

 

Otra de las cosas que hizo en su vida, y que también le destacan como un perfil distinto, fue tener una banda de rock, Vanden, usando su inusual apellido, junto a su hijo Juan, como gancho para hacer una propuesta muy auténtica que pudo disfrutarse varias veces en los escenarios de la comunidad.

Este medio de comunicación tuvo la oportunidad de hacerle varias entrevistas e invitarle en varias ocasiones a las tertulias radiofónicas. Una persona a la que merecía la pena escuchar, sobre todo por usar un tono alejado de la crispación y con un espíritu crítico y constructivo.

Fuente