En esta ocasión mostraremos como hacer la que para nosotros es la extracción más limpia de impurezas y con mayor concentración de cannabinoides. Se trata del comúnmente llamado “amber glass”, una de las extracciones con más nombre en la última época en los dispensarios californianos.

Por Ripper Seeds

Como ya comentamos el “amber glass” recibe su nombre común por su similitud a los cristales de ámbar. A diferencia de otros métodos, el material necesario para su extracción está al alcance de todos y por un bajo coste que difícilmente superara los 40€,

Esta extracción al contener etanol, y al ser este un conservante, tiende a mantener durante más tiempo los cannabinoides sin alteraciones en nuestras muestras a lo largo del tiempo, además de ayudar al purgado del gas. También conseguiremos cristalizar el resultado con más facilidad gracias a la extracción de las ceras mediante congelación.

Hay que recordar que los materiales que usemos han de ser limpiados con anterioridad, ya que estamos trabajando con solventes. Si no tenemos cuidado arrastraremos residuos indeseados a nuestra extracción. Un ejemplo claro son las cuchillas inoxidables, que llevan una grasa protectora para que no se oxiden. Hay que remover con alcohol todo este tipo de residuos así que lo más adecuado es limpiarlo todo.

Material necesario:

-Materia vegetal si puede ser previamente congelada

-Un bote de cristal ISO de 250ml con dos tapones, una de ellas con un sistema de válvulas de mechero incorporada y otra con un agujero. También podemos usar simplemente un tubo de extracción. Hay varios modelos en el mercado. El boro silicato es el material más inocuo de todos, pero también es más frágil. Si no podéis usar boro silicato el acero o el cobre será lo más adecuado.

-Filtros de laboratorio

-Carbón activo.

-Colador metálico.

-Gas butano. Es importante utilizar gas de buena calidad que tenga las mínimas impurezas. Si os informáis un poco encontrareis un par de marcas muy aptas.

Te puede Interesar
Extracción casera de resina en seco

-Guantes. Que sean gruesos y aislantes.

-Algodón.

-Jarra medidora cristal.

-Etanol puro.

-Cacerola de metal

-Fuente de pirex con medidas similares a las de la cacerola.

-Termómetro infrarrojos (no es imprescindible)

-Bandeja de pirex

-Cuchillas inoxidables

-Esterilla de silicona o en su carencia papel vegetal del que se utiliza para pastelería.

-Hornillo eléctrico.

-Congelador

Normas de seguridad para extracciones con gas

-Lo principal y más importante es estar en un sitio bien ventilado. Estar al aire libre nos dará una mayor seguridad y sobretodo debéis evitar los espacios cerrados sin ventilación.

-No fumar ni encender ningún tipo de llama durante el proceso. Aunque creáis que estáis lo suficientemente lejos toda precaución es buena.

-No realicéis el proceso cerca de materiales inflamables y mantener los botes de gas que no estéis utilizando en ese momento lejos del lugar de trabajo.

-No encendáis interruptores durante el proceso.

-Usar guantes protectores para las manos ya que la temperatura del tubo de extracción bajara bajo cero. Los guantes protegerán vuestras manos y piel.

El primer paso es muy similar a otras extracciones y para aquellos que estáis familiarizados a trabajar con gas os parecerá todo el proceso muy sencillo. Aquí podemos hacerlo de dos formas, la primera con el clásico tubo de boro o de acero y la segunda con el bote ISO, o en su carencia una botella de refresco, aunque como ya comentamos anteriormente es mejor no trabajar con plásticos por las impurezas que los solventes pueden arrastrar de ellos.

1A-.En el caso del tubo de boro y acero se trata de hacer la extracción típica de butano.

Se introduce la materia vegetal previamente congelada en el interior del tubo y se prensa ligeramente. El tubo ha de tener un filtro en la parte inferior para que la materia vegetal no pase, si tenéis un extractor comercial ya vendrá incorporado. Rellenar el tubo hasta que falten un par de centímetros para llegar a la parte superior y colocar un trozo recortado del filtro de café. A continuación colocaremos el carbón activo que nos ayudara a eliminar las impurezas del gas y cerraremos el tubo.

Nos pondremos los guantes y colocaremos el tubo en posición vertical. Normalmente verteríamos la extracción liquida con gas en una bandeja de pirex, en este caso lo haremos directamente en el interior de una jarra de medición, más o menos a 4 dedos de la jarra para evitar salpicaduras y proceder a vaciar el gas en el interior del tubo. El gas bajara la temperatura del tubo y licuará el gas, que arrastrara los aceites hasta salir por la parte posterior del tubo. Es difícil encontrar una relación entre cantidad de gas y volumen del tubo, pero si os fijáis con atención el color del gas cambia y pasa de amarillento a transparente. Intentar no utilizar más gas del necesario ya que luego lo tendréis que evaporar.

1B-. Para hacerlo con un bote ISO deberemos incorporar una válvula de mechero en uno de los tapones del bote ISO. El proceso es similar al anterior, pero el gas permanecerá en el interior de la botella junto a la materia vegetal durante más tiempo, arrastrando con más seguridad todos los cannabinoides.

Rellenaremos con un embudo la botella con la materia vegetal y cerramos el bote con el tapón que contiene la válvula. Llegado este punto vaciaremos los tubos de gas en su interior, siempre vigilando que no haya una excesiva presión y de no darle ningún golpe, ya que el cristal cojera una temperatura muy baja y podríamos provocar la rotura del cristal.

El primer tubo de gas apenas licuará y solo servirá para dejar la materia vegetal mojada y congelada. Aun así abriremos el tapón con suavidad para quitar el gas que no esté licuado y reducir la presión del interior de la botella. El segundo bote de gas ya licuará en el interior de la botella. Al terminar el gas o si notáis que la presión es excesiva y no deja entrar más gas abriremos el tapón para que salga el gas sobrante con mucho cuidado ya que el líquido interior empezara a burbujear con mucha fuerza y podría derramarse todo o salir el tapón volando. Abrir un poquito y tener paciencia hasta que se vacíe. Cuando el gas deje de salir con fuerza, abriremos el tapón del todo y colocaremos el otro tapón con el agujero y algodón en su interior. Vaciaremos el contenido de la botella en una jarra de medición.

Aquí se juntan los procesos 1A y 1B, al tener una jarra con el gas en estado líquido con nuestra extracción disuelta en él.

2-.Es el momento de purgar el gas con el etanol y trabajar con menos peligrosidad. Dejaremos reducir el gas líquido hasta 1/3 a temperatura ambiente para luego añadirle etanol en proporción de 3 a 1, o sea 3 partes de etanol por 1 de gas líquido previamente evaporado. Cuando el etanol entra en contacto con el gas líquido, el último empieza a burbujear y evaporar. Lo dejaremos reposar hasta que termine de burbujear y lo introduciremos en el congelador durante 24/48horas.

3-La tercera parte es quizás la más importante para una buena cristalización. Las temperaturas bajas congelarán las ceras de nuestra extracción en una masa viscosa y densa en el interior del líquido. Estas ceras son las causantes de que el resultado quede blando y no llegue a cristalizar. Después de un par de días en el congelador filtraremos el líquido a otra jarra con la ayuda de un colador y un filtro de laboratorio. Observareis como la masa viscosa y densa del interior de la botella quedara atrapara en el filtro, y el resto de líquido pasara a la otra jarra, esta vez ya sin ceras. Hay que intentar hacer este proceso rápidamente y sin menear mucho la jarra, ya que las ceras podrían volverse a diluir. Tras este paso solo queda la evaporación del etanol.

4-Para evaporar el etanol se puede hacer de muchas maneras, desde dejarlo al aire libre muchos días, a forzarlo con temperatura y baño maría para que lo haga más deprisa. Para nosotros lo ideal es un paso intermedio. Poder controlar la temperatura y hacer la evaporación en pequeñas cantidades para que sea más rápida. Esto hará que nuestro producto se estropee menos ya sea por oxidación o por exceso de temperatura.

Rellenar la cacerola hasta la mitad con agua y calentarlas en el hornillo eléctrico con la bandeja de pirex encima para que reciba el calor del vapor por la parte inferior de ésta.

El termómetro láser nos ayudara a trabajar sobre la temperatura adecuada, siendo los 40º la temperatura ideal de la bandeja. Cuando la bandeja este a la temperatura adecuada se verterá una pequeña cantidad de líquido en la bandeja de pirex. Empezad con cantidades muy muy pequeñas hasta que encontréis el punto. La temperatura de la fuente hará que el etanol se evapore y el líquido coja cada vez una textura más viscosa. En este punto recogerlo con las cuchillas de acero y dejarlo reposar un minuto. Al enfriarse nuestra extracción cristalizara. Si no lo hace puede ser básicamente por dos motivos: o no hemos quitado bien las ceras o no hemos evaporado bien el etanol. Repetir el proceso hasta que evaporemos todo el etanol y ya tendremos nuestro amber glass listo para su uso.

Sin duda una de las extracciones con un resultado más espectacular y la mejor presencia.