El testimonio de un “informante” publicado este lunes por el diario Libération pone al descubierto cómo el responsable de la oficina antidrogas de Francia organizó, junto a uno de los mayores narcos de Europa, la importación de decenas de toneladas de cannabis en Francia.

La “French connection” era el jefe de la brigada encargada de luchar contra el tráfico de estupefacientes en Francia. Así lo afirma este lunes el diario Libération, que publica el testimonio de un ex informante de François Thierry, quien hasta el año pasado estaba a cargo de la Oficina Central para la Represión del Tráfico Ilícito de Estupefacientes (Octris).

De acuerdo con este infiltrado, que dice haber trabajado para el Estado francés y la poderosa agencia antidrogas estadounidense DEA, François Thierry organizó junto a unos de los mayores narcos de Europa la importación de decenas de toneladas de cannabis que llegaban a Francia tras haber pasado por Marruecos y España.

El informante, que se presenta como “Stéphane V.”, asegura que “guardó” a principios de 2012 una casona en Marbella a pedido de Thierry, entonces jefe de Octris. De marzo a abril de ese año, 19 toneladas de cannabis importadas de Marruecos transitaron por la casa, donde la droga era descargada por “policías franceses” antes de ser llevada en automóviles hacia Francia, afirma. Según esta versión, una parte de la droga era interceptada por la policía, mientras la otra inundaba el mercado europeo.

Te puede Interesar
Francia da un primer paso hacia la autorización del cannabis terapeútico

Este proceder le habría permitido a Thierry mostrar públicamente el éxito de sus operaciones antidroga con el cannabis interceptado en las rutas, mientras la parte que sorteaba los controles iban hacia Sofiane H., un narcotraficante que colaboraba oficialmente la policía. Sofiane H, condenado en 2011 a 13 años de prisión por narcotráfico, tuvo en su juventud una gran suerte, una abogada defensora de lujo: la esposa del “superpolicía” Thierry…

Para Thierry las cosas se complicaron el 17 de octubre pasado, cuando los servicios de inteligencia que dependen de la Aduana francesa encontraron tres camionetas con 7,1 toneladas a bordo estacionadas frente al domicilio de Sofiane H. El informante privilegiado de Thierry vivía en un apartamento de 300 metros cuadrados con piscina interior cuyo alquiler, de 9.000 euros, pagaba cada mes en efectivo.

Pero sobre todo, el hallazgo, celebrado por el presidente François Hollande, arrojó que la droga incautada a Sofian H. formaba parte de una carga de cannabis mayor, interceptada en la ruta.

La “entrega protegida” de droga es un instrumento legal utilizado por las autoridades para desmantelar la red de distribución de narcóticos. Pero la acusación que pesa contra Thierry es que organizaba la importación de la droga y desmantelaba la red de los revendedores, menos la parte de su protegido Sofiane H, que seguía con su actividad delictiva sin ser molestado.

Te puede Interesar
Cannabis: Francia quiere dar multa por cárcel

Thierry es acusado de haber borrado la frontera que separa a policías de maleantes, aceptando regalos del narcotráfico a cambio de servicios, y de haber desviado varios kilos de resina de cannabis para pagar a sus informantes.

El caso está siendo investigado por la Fiscalía de París, que estudia la metodología de la lucha contra el narcotráfico en Francia.

Fuente