Durante un buen tiempo, muchos de los defensores de la legalización de la marihuana han sostenido que la marihuana representa una opción de tratamiento potencialmente eficaz para el dolor crónico, y que podría servir como alternativa a los analgésicos basados en los opiáceos, y según un nuevo análisis, podrían tener la razón.

Tal como reporta High Times, los investigadores publicaron sus conclusiones en el Journal of Psychopharmacology el mes pasado después de realizar una encuesta en línea que evaluó una muestra de adultos que utilizaban regularmente opiáceos para el tratamiento del dolor. Los sujetos participaron en “dos tareas de compra hipotéticas”, en las que los participantes tenían acceso tanto al cannabis como a los opioides, pero el precio de uno de ellos aumentaba mientras que el del otro permanecía igual.

Los investigadores encontraron “pruebas económicas de comportamiento de que el acceso al cannabis puede reducir modestamente la demanda de opioides en las personas que tienen dolor”.

Según el estudio, la intensidad de la demanda se redujo significativamente mientras que la elasticidad de la demanda aumentó. En otras palabras, los participantes fueron persuadidos por las opciones de tratamiento del dolor más asequibles cuando ambas opciones estaban disponibles. Los autores del estudio dicen que estos resultados justifican una mayor investigación sobre la conexión entre el cannabis, los opiáceos y el alivio del dolor.

Te puede Interesar
Muchos pacientes con dolor son capaces de reducir o suspender el consumo de opiáceos según una gran encuesta

Vale la pena destacar que en otra investigación, un equipo de estudiantes graduados del Colegio de Salud Pública de la Universidad de Arizona encontró que los pacientes reportaron una reducción entre el 64% y el 75% del uso de opiáceos cuando estos se usaban en combinación con cannabis medicinal.

“Esta revisión encontró una reducción mucho mayor en la dosis de opiáceos, menores visitas a la sala de emergencias e ingresos hospitalarios por dolor crónico no relacionado con el cáncer por parte de los consumidores [de cannabis medicinal], en comparación con las personas sin uso adicional de [cannabis medicinal]”, escribieron los autores.

Además de la gran reducción en la dosis de opiáceos cuando se combina con el cannabis medicinal, la revisión encontró que entre el 32% y el 59% de los pacientes con dolor crónico no relacionado con el cáncer informaron que la marihuana era su sustituto de confianza de los opiáceos. “Si se comprueba que el cannabis es eficaz para reducir el dolor crónico no relacionado con el cáncer, podría servir como sustituto viable de los opioides de venta con receta, mitigando así la epidemia de opiáceos”, escribieron.

En diciembre, los investigadores determinaron que los estados con acceso legal a la marihuana experimentan disminuciones en las prescripciones de opiáceos, y un estudio separado publicado el mes anterior mostró que el consumo diario de marihuana está asociado con la reducción del consumo de opiáceos entre los pacientes con dolor crónico.

Te puede Interesar
Heroína, la pesadilla de América

Fuente