De acuerdo con un estudio británico, el alcohol podría ser peor que el crack o la heroína si se toman en cuenta sus repercusiones a nivel personal y social.

Un par de científicos británicos elaboraron un “índice de negatividad” de acuerdo a diferentes substancias legales e ilegales que consumen las personas. El criterio se fijó de acuerdo a las repercusiones negativas tanto a nivel personal (psicológico, fisiológico y emocional) como a nivel social (su impacto en la interacción entre personas y en el tejido social). El reporte que resultó de esta investigación, y el cual esta respaldado por el Independent Scientific Commitee on Drugs del Reino Unido, determinó que la substancia más nociva es el alcohol, superando a otras como el crack y la heroína.

El índice incluyó la evaluación de 20 substancias de acuerdo a 16 variables distintas con el fin de medir su “verdadero” impacto sobre el individuo y sobre la estructura social. Después del alcohol la heroína y el crack rankearon entre las substancias más dañinas, seguidas por las metanfetaminas, el tabaco y la cocaína. A media tabla aparecen la marihuana, la metadona, y la ketamina, mientras que el LSD y el MDMA aparecen entre las menos dañinas, siendo los hongos alucinógenos la substancia.

A pesar de que los índices para medir fenómenos sociales suelen ser un tanto imprecisos, e incluso en muchos casos arbitrarios, lo cierto es que aún tomando en cuenta esto resulta interesante conocer los resultados. Uno de los dos autores del reporte es el profesor David Nutt, quien sirvió hasta 2009 como consejero en jefe del gobierno británico en materia de drogas.

Ranking final:

Fuente