Un saludo desde el otro lado del charco. Estaba pensando en comenzar un cultivo y tras ver los distintos sistemas no soy capaz de decidirme. ¿Es mejor lo hidropónico o en verdad sabe tan mal como dicen?

Jonas

Hola, buenas, Jonas:

Tanto el cultivo en tierra como el hidropónico tienen sus ventajas e inconvenientes. Por ejemplo, mientras que la tierra proporciona mejores aromas y sabores, el hidro produce cogollos más densos y resinosos. Por otro lado, los grandes sistemas hidropónicos profesionales pueden echar para atrás a más de uno ante tanto tubito, depósitos, bombas etc… frente a la simplicidad del cultivo en tierra.

En cualquier caso, cada cual acaba dando con el sistema de cultivo con el que se encuentra mas cómodo y obtiene unos rendimientos razonables, pero muchas veces pasa demasiado tiempo hasta que se encuentra ese sistema “ideal” que integra sencillez con eficiencia y se adapta a nuestras necesidades particulares, de manera que más de un cannabicultor llega a abandonar por el camino antes de dar con él. La causa de esto suele ser el desconocimiento o algunos conceptos preconcebidos que hacen que probemos unos sistemas antes que otros.

 

Por poner un ejemplo sobre lo anterior, lo primero que le viene a uno a la cabeza cuando piensa en un sistema hidropónico es el coste económico del sistema, y después la complejidad o dificultad de uso. Si bien existen sistemas individuales que permiten cultivar una o dos plantas y son bastante sencillos, estos suelen contener varios elementos como la bomba de aire para impulsar la solución nutriente, un temporizador para controlar aquella, distintos manguitos uniones y tubos, y por supuesto, algún medio en el que se sustenten las plantas, que en estos sistemas suele ser arlita o fibra de coco (tan engorrosa como la tierra o más).

Además, la manejabilidad del invento no suele ser lo mejor, pues una vez en funcionamiento hay que contar con que suelen contener, aparte del peso de la arlita, un mínimo de 20 litros de solución nutriente. Este peso unido al tamaño no precisamente pequeño de cada contenedor dificultan su movimiento, portabilidad, etc…

Después nos encontramos con el control de la nutrición. Al trabajar con grandes cantidades de solución nutriente (20L, 50L, 150L) ésta suele ser utilizada a lo largo del tiempo y a causa de ello sus valores van cambiando a medida que el agua se evapora y las plantas van absorbiendo nutrientes, con lo que aumenta la concentración de sales y por ende la electroconductividad, al tiempo que se desequilibra la proporción entre nutrientes. Teniendo en cuenta que el rango de valores para pH y Ec en hidro es bastante estrecho, y que cuando nos salimos de él se provocan graves daños de todo tipo a las plantas, es fácil deducir que el grado de atención y control que hay que aplicar al cultivo es bastante mayor que si se realizara en tierra, pues esta actúa de “tampón” o equilibrador disponiendo de un margen de error mucho mas amplio.

Por todo ello, y sobre todo pensando en la gente que cultiva pocas plantas, quizá lo mejor sea un sistema lo más sencillo posible en tierra, con las ventajas de movilidad de las macetas y sin ningún elemento externo, de forma que podamos cultivar una o mil plantas de una forma muy similar a la que lo haríamos en hidro pero con la higiene y limpieza característicos del hidro.


Un saludo.