Un divertido artículo, apto para leer cuando se fuma cannabis. Cuanto más sepa el lector de psicofarmacología, más se reirá. Sobran los comentarios.

El hombre que consume marihuana tiene altas posibilidades de sufrir disfunción eréctil debido a  que los componentes químicos de esta droga pueden afectar el neurotransmisor acetilcolina, junto al sistema nervioso parasimpático, son responsables de mantener la erección durante el sexo.

Los químicos de la marihuana “reemplazan” la acetilcolina en las sinapsis de los nervios, por lo que las funciones cerebrales del hombre se alteran y no pueden producir una erección ni un orgasmo. Y cuando los químicos de la marihuana están bien “instalados” en el cerebro, es muy difícil sacarlos de ahí.

Si el consumo continúa, esto te puedo llevar a la impotencia absoluta. Esto ocurre cuando la función del sistema parasimpático que controla el pene es cancelada por el cerebro debido a la deficiencia del neurotransmisor acetilcolina en las sinapsis de los nervios y las interneuronas.

Tampoco puedes alcanzar el orgasmo debido a que la deficiencia de acetilcolina en los ganglios y la médula adrenal, en los que este neurotransmisor ayuda a coordinar las funciones del sistema nervios parasimpático que se encargan de segregar, noradrenalina y adrenalina, que provocan las contracciones orgásmicas en las fibras contráctiles de la pelvis.

Y para rematar, la producción de semen y las funciones testiculares también decaerán, lo que hará que tus eyaculaciones disminuyan cada vez más hasta secarse, al igual que tu vida sexual.

Fuente