Los agentes detuvieron de madrugada a cinco personas en Mutxamel, a quienes piden cuatro años de cárcel, que guardaban en el coche ramas con cogollos

El golpe que trataron de dar cinco supuestos cacos la noche del 1 de octubre del 2010 resultó ser un robo ‘a salto de mata’. Todos ellos deberán sentarse en el banquillo acusados de un delito de robo con fuerza y otro contra la salud pública por asaltar una vivienda de Mutxamel y, más concretamente, su patio para hacerse con el botín de plantas de marihuana que había en su interior. El Ministerio Público les pide penas de cuatro años entre rejas, dos años por cada delito, así como el pago de una multa de 1.200 euros.

Los hechos se remontan a la madrugada de hace más de cinco años. Los arrestados se compincharon para supuestamente desvalijar la vivienda ubicada entre las calles Novelda y San Antonio, en el centro de la localidad alicantina, muy cerca de la iglesia de El Salvador. Según sostiene la representante del fiscal, los individuos tuvieron que salvar el muro de la finca. Una vez dentro, los asaltantes supuestamente se llevaron la sustancia prohibida. Sin embargo, los movimientos sospechosos de la banda hicieron alertar a los vecinos y a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad. Una patrulla localizó a los presuntos cacos cuando pretendían abandonar el escenario del robo. Los agentes se percataron de las sospechosas intenciones, pues el vehículo desprendía un fuerte olor a marihuana, según obra en la investigación de sumario.

Te puede Interesar
Huye con una planta de marihuana en las manos tras ser grabado en directo por casualidad

Los funcionarios policiales inspeccionaron el coche y hallaron la droga en su interior. Ante las evidencias, algunos de los supuestos asaltantes no tuvieron tiempo para buscar una explicación mejor y confesaron que acaban de sustraer la ‘maría’ del patio de una finca cercana donde se encontraban estacionados. Los investigadores se los llevaron presos y comenzaron las pesquisas para dar con la casa de la que se habían servido la droga. En el vehículo se intervinieron casi 400 gramos de cannabis sativa, según determinó el análisis posterior realizado en dependencias de Sanidad. La sustancia intervenida contaba con 1,8% de pureza, por lo que se estima que su valor en el mercado hubiera alcanzado poco más de 1.116 euros.

No obstante, no sería hasta alrededor de un año después cuando lograron dar con el paradero de la finca, según las fuentes consultadas. El propietario del domicilio también figura como procesado en la causa, aunque solo se le acusa del delito contra la salud pública. La fiscal del caso le reclama dos años de prisión por su presunta implicación en el asunto.

Los cinco apresados, junto con el dueño de la vivienda, serán juzgados en el Juzgado de lo Penal 8 de Alicante, pero en ningún caso antes de dos años, debido al atasco judicial que padece el Palacio de Justicia de la capital desde hace años.

Te puede Interesar
Los cultivos ilegales de marihuana desatan incidentes en Euskadi

Pese a las intensas labores de las Fuerzas y Cuerpos de seguridad, los narcos se las ingenian para montar en chalés y fincas rurales de la provincia cultivos con los que hacer crecer con mayor facilidad las plantas de marihuana. De ahí, que los amigos de lo ajeno hayan visto en el negocio de hacerse con unas cuantas ramas cargadas de los cogollos de la droga toda una oportunidad de hacer negocio.

En los últimos años, las detenciones por hechos similares a los acontecidos en la localidad de Mutxamel se han repetido con asiduidad. De hecho, los hay que incluso han llegado a uniformarse como falsos agentes para acceder a los cultivos e intervenir las matas de cáñamo, como sucedió a finales del año pasado en la provincia de Granada.

Fuente