La despenalización de la marihuana en los estados vecinos de Texas y Nuevo México sigue caminos divergentes.

Mientras que Santa Fe el senado neomexiquense aprobó un proyecto de ley que reduciría las penas por portar cantidades pequeñas de cannabis para uso personal, el gobernador texano Greg Abbott advirtió el lunes que se posponen en esta sesión legislativa los proyectos a favor de su legalización.

“No creo que la despenalización de la mariguana sea algo que ocurra la presente sesión”, dijo Abbott durante rueda de prensa. “Yo veré a los texanos continuando siendo punta de lanza al desviarnos de actividades que involucren el uso de la droga y al ayudar a la gente a vivir vidas más productivas”.

El representante republicano por Longview David Simpson está presentando una iniciativa que no haría delito la posesión ni el uso de la mariguana. Simpson considera que la mariguana es una “planta de Dios” y tiene buenos usos, incluyendo con propósitos medicinales.

“No creo que cuando Dios creó la marihuana cometió un error que nuestro gobierno tenga que arreglar. El gobierno civil debe valorar todo lo que Dios ha creado y dejar a las personas en paz a menos que se entrometan con su vecino.”

Mientras tanto, el sábado en n Nuevo México, la ley que eliminaría cárcel para los infractores atrapados con menos de una onza (28 gramos) de mariguana apenas logró ser aprobada mediante votación de 21-20 en el Senado. Según la iniciativa, el castigo sería una multa y sanción de 50 dólares. 

Cualquier persona que lleve hasta ocho onzas será acusada de delito menor y evitará pasar tiempo tras las rejas.

Quienes apoyan la Propuesta 383 del Senado argumentaron que aprobar la medida representará más dinero y recursos disponibles para su uso en otras áreas. Asimismo, corporaciones policiacas, tribunales y penales tendrán una carga menor.

“Esto no es legalización. Es la despenalización de menos de una onza”, dijo el autor, el senador demócrata por Las Cruces Joseph Cervantes.

Los opositores argumentaron que la propuesta representa simplemente un paso menos respecto a la legalización de la mariguana, informó el Albuquerque Journal.

Ahora el proyecto de ley se dirige a la Cámara Baja estatal para su aprobación.

Republicanos pro legalización en Texas

David Simpson es uno de los numerosos líderes conservadores que están reconsiderando la forma en que el estado entabla acciones judiciales por delitos relativos a la mariguana.

Los penales texanos están repletos de internos, en su mayoría integrantes de las minorías, que han sido declarados culpables por poseer o vender cantidades pequeñas de mariguana.

Si bien Abbott no mencionó directamente su parecer en torno al uso de la mariguana, o si apoyaba su despenalización, sí reconoció los esfuerzos por alejar a la gente de la droga, en vez de encerrarla en la cárcel.

Los republicanos han aplaudido a pioneros como el ex juez estatal de distrito John Creuzot por iniciar propuestas efectivas de cambios de políticas.

“Texas ya ha sido líder nacional en lo referente a tribunales que manejen de otra manera las drogas y en programas para alejar de la droga”, dijo Abbott. “Nuestro objetivo no es llenar las cárceles de gente que sea arrestada por cuestiones de posesión mínima, nuestro objetivo es ayudar a quienes son descubiertos con posesiones pequeñas para que tomen un camino que sea más productivo que la cárcel”.

Fuente