La medida permite a empresas privadas de Denver crear áreas en las que los clientes puedan traer su propio cannabis y consumirlo; es la primera ciudad de EU en legalizar su uso social.

Denver se convirtió en la primera ciudad de Estados Unidos en legalizar el uso social del cannabis en comercios como bares, clubes de yoga y galerías de arte.

La nueva ley forma parte de varias medidas relacionadas con la mariguana tomadas en nueve estados de la unión en referendos realizados el 8 de noviembre, en simultáneo con las elecciones presidenciales.

Funcionarios de Denver dijeron que la llamada “Iniciativa 300” había obtenido votos suficientes como para ser aprobada tras haber sido completado el escrutinio.

La medida permite a las empresas privadas de la capital de Colorado crear áreas en las que los clientes puedan traer su propio cannabis y consumirlo.

Los consumidores deben contar previamente con el respaldo de un grupo empresarial local o barrial.

“Esto es absolutamente histórico”, comentó Emmett Reistroffer, pieza clave de la medida y consultor de cannabis en Denver.

“Somos la primera ciudad en Estados Unidos en regular el consumo de cannabis”, indicó.

Restroffer comentó a la AFP que la decisión fue conforme a otra aprobada por el estado cuatro años atrás, que autoriza el uso recreativo de mariguana por los adultos.

“Es una continuación de ese mismo espíritu de que los adultos deben ser capaces de consumir cannabis y socializar con él, como son capaces de hacerlo con el alcohol”, apuntó.

Cada vez más estados en Estados Unidos se inclinan por legalizar el consumo de cannabis con fines medicinales o recreativos.

California, el estado más populoso de la nación, aprobó el martes 8 el uso recreativo de la droga. Massachusetts adoptó una medida similar.

Según profesionales de la industria, el mercado de la mariguana en Estados Unidos puede llegar a mover unos 23 mil millones de dólares en 2020, contra 5 mil 700 millones en 2015.

En Denver, la nueva ordenanza se implementará como parte de un programa piloto de cuatro años.

Opositores a la medida, como el gobernador de Colorado y ex alcalde de Denver, John Hickenlooper, sostienen que en la ciudad se estará alentando el consumo público de la droga, en violación de disposiciones vigentes en el estado y a nivel federal, y que se estará “afectando la seguridad pública”.

Protect Denver’s Atmosphere, un grupo que también se opuso a la medida, urgió a las autoridades municipales a manejarse con precaución al conceder licencias a las empresas.

“La iniciativa 300 permite el consumo simultáneo de mariguana y alcohol, lo que puede conducir a un mayor deterioro que si se consumieran por separado”, comentó Rachel O’Bryan, director de campaña de esa asociación.

Fuente