Tengo 27 años y estoy planteándome quedarme embarazada en los próximos meses. Soy fumadora de cannabis habitual desde hace 4 o 5 años, fumo 3-4 porros todos los días aunque no creo que me suponga ningún problema dejarlo. Me gustaría saber si mi hábito cannábico puede dificultarme el hecho de quedarme embarazada y hasta qué punto es peligroso fumar de vez en cuando en el embarazo. Muchas gracias de antemano.

Los efectos del uso de cannabis sobre el embarazo y el feto están en discusión desde hace décadas. Distintos estudios en animales de experimentación muestran que, al administrarles dosis muy elevadas de cannabinoides aparecen modificaciones en las hormonas sexuales que pueden inducir alteraciones menstruales en las hembras y esterilidad en los machos. Pero las dosis y vías de administración que se utilizan en este tipo de estudios no son extrapolables a lo que puede suceder en humanos. En este sentido, después de miles de años de uso de cannabis en humanos, no existe ninguna evidencia de que su uso tenga repercusiones en la fertilidad humana en personas jóvenes y sanas.

Otro aspecto distinto es el de las posibles repercusiones sobre el feto en el caso de madres fumadoras de cannabis durante el embarazo. Todos los vertebrados poseen un sistema de cannabinoides endógenos que realiza distintas funciones fisiológicas, algunas no bien conocidas en la actualidad. Durante todo el embarazo, y particularmente a lo largo del primer trimestre tiene lugar el desarrollo de todos los sistemas del organismo del embrión, y cualquier agresión externa puede traer como consecuencia problemas o malformaciones, al menos desde un punto de vista teórico. Los principios activos del cannabis se transportan fácilmente a través de las membranas del organismo y pueden llegar al feto en desarrollo durante el embarazo. Por este motivo, a la mujer embarazada se le recomienda que no tome ningún fármaco que no sea estrictamente necesario, lo que excluye todas las drogas legales e ilegales.

Para conocer con seguridad cuales son los efectos del cannabis sobre el embarazo habría que hacer estudios administrando cannabis a mujeres embarazadas y comparar los resultados con los de mujeres no fumadoras. Este tipo de investigaciones no pueden realizarse por motivos éticos, así que hay que emplear otros modelos científicos indirectos. Así, existen suficientes datos que señalan que el efecto más claro del cannabis sobre el embarazo es un menor peso del recién nacido. Otro tipo de estudios no han encontrado diferencias en los recién nacidos pero sí una mayor impulsividad e hiperactividad en adolescentes hijos de fumadoras de cannabis durante el embarazo (si bien es posible que existan otros factores que puedan explicar este hecho). Otras investigaciones de los años 70 que atribuían al cannabis la aparición de leucemias en hijos de consumidoras pertenecen más al género de terror-ficción que a la investigación científica, aunque aún existen médicos que emplean este argumento para intentar convencer a las madres de que no fumen durante el embarazo.

Parece más maduro apelar a unos mínimos de ética (no perjudicar a la salud de terceros, en este caso del propio hijo, aunque sea de manera poco probable) para recomendar a las personas que fuman cannabis que se abstengan de hacerlo durante el embarazo, incluso desde el momento en el que se empieza a intentar la fecundación. Si, como tú señalas, crees que eso no es un problema para ti, mejor que mejor.