El sociólogo Francisco Javier Elzo ha planteado hoy la necesidad de que en Euskadi se suministre cannabis de manera controlada y legal a los consumidores de esta droga que se encuentran en situación de exclusión social con el fin eliminar la “marginalidad” de los “más indefensos” y el “trapicheo”.

Además, Elzo ha propuesto una regularización de los clubes de consumidores de cannabis vascos, en una primera etapa de una forma experimental y posteriormente, en base a las conclusiones de una comisión de expertos, dotarles de un estatus legal definitivo.

El catedrático emérito de Sociología de la Universidad de Deusto ha expuesto estas dos ideas en la ponencia del Parlamento Vasco que estudia la posibilidad de regular los clubes de consumidores de cannabis en España.

Elzo ha señalado que, debido al elevado consumo de cannabis en Euskadi, es “evidente” que la represión contra las drogas “ha fracasado”.

Así, ha recordado que, según datos de 2012, en el País Vasco 28.000 personas entre los 15 y los 74 años son consumidores diarios de cannabis y 11.000 tienen entre 12 a 23 años, una cifra “alarmante”.

Ha opinado que en Euskadi se consume más marihuana y hachís que en otras regiones españolas y europeas porque ha habido una “aceptación social” de su consumo, lo que provocado que, proporcionalmente, los clubes de consumidores de esta droga estén más extendidos que en otras comunidades autónomas.

“Euskadi ha sido mucho más liberal, más permisiva en comportamientos privados como el consumo de cannabis, la justificación de la homosexualidad, del aborto e incluso de la eutanasia”, ha considerado.

El sociólogo vasco ha insistido en que su mayor preocupación es dar una solución al consumidor particular “enganchado” al cannabis que tiene dificultades de integración social y escasez de recursos económicos y ha defendido la necesidad de controlar la calidad de la droga que se meten en sus cuerpos y evitar que “anden por ahí trapicheando”.

Por este motivo ha planteado que este tipo de consumidor que no está inscrito en los clubes cannabis tenga “acceso legal y controlado al cannabis”.

El sociólogo ha apostado también por regularizar “ad experimentum” durante seis o nueve meses los clubes de cannabis y posteriormente crear una comisión de estudio que en el plazo de seis meses elaboraría un informe de evaluación sobre el funcionamiento de estos centros.

En estos clubes se debería impedir el acceso a menores y sus fines tendrían que ser recreativos y sin ánimo de lucro, ha considerado.

Además, su acceso deberá estar limitado a los asociados y a invitados y en ellos se tendría que rechazar “todo proselitismo o de incitación al consumo”, ha opinado.

El último paso, ha explicado, sería que dicha comisión propusiera al Parlamento el estatus legal definitivo que deberían tener estos clubes.

Pero Elzo ha advertido también del riesgo de que Euskadi se convierta en una “pequeña Holanda” y que se produzca un efecto llamada que haga del País Vasco un “paraíso” para los consumidores de cannabis.