Los médicos de la Escuela de Medicina de Harvard de Boston presentaron un caso de una mujer de 58 años con antecedentes de náuseas, vómitos, dolor abdominal e incapacidad de mantener la ingesta oral después de múltiples cirugías abdominales. Después de ocho años de ensayos fallidos de medicamentos, modificaciones en la dieta y una colectomía parcial, comenzó un tratamiento con THC oral (cápsulas de dronabinol), lo que provocó la remisión casi completa de sus síntomas. Cuando este medicamento fue suspendido por su seguro de salud, fue incapaz de mantener la ingesta oral y, por tanto, fue ingresado en el hospital para reanimación con líquidos y reanudación del THC.

Los autores afirman: “El uso del dronabinol en este paciente con alteración grave de la motilidad intestinal le permitieron mantener su estado nutricional por vía oral, prescindiendo de la necesidad de alimentación enteral o parenteral. Por desgracia, no estaba cubierto por su compañía de seguros para esta indicación”. Llegan a esta conclusión: “El dronabinol tiene el potencial de mejorar la calidad de vida de los pacientes más allá de los que reciben quimioterapia o padecen SIDA”.

Taylor GH, Schwaitzberg SD. The successful use of dronabinol for failure to thrive secondary to intestinal dysmotility. Int J Surg Case Rep 2015;11:121-123.

Fuente IACM