Inicio Noticias El próximo gran avance en la marihuana: el turismo

El próximo gran avance en la marihuana: el turismo

65
0
  • El turismo cannábico se está convirtiendo en una alternativa económica para aquellos lugares en los que el consumo de marihuana es legal.
  • Cuestiones legales que producen inseguridad jurídica son una de las principales amenazas para el desarrollo del sector.
  • Los alojamientos en los que se permite el consumo están proliferando, gracias a las plataformas digitales.

Las vacaciones son ese período en el que descansamos de las obligaciones laborales y nos dedicamos a lo que de verdad nos gusta. Y una de las actividades más demandadas es viajar. Las motivaciones, gustos y aficiones son determinantes para escoger el destino. Y cada vez más, los aficionados a la marihuana disfrutan de viajes diseñados para ellos, gracias al incremento de países y territorios en los que el consumo es legal. 

El estigma social con el que se relaciona esta planta está cayendo y el cannabis es ya un importante motor económico con un alto potencial de crecimiento. Empresas y administración pública pueden aprovecharse de ello si apuestan por avanzar en la legalización. Además el turismo de cannabis es un sector transversal, del que disfrutan desde altos ejecutivos o abogados hasta camioneros y obreros. Los datos demuestran que esta nueva forma de turismo atrae a amplias capas de la población y que año a año aumenta el número de visitantes y, en consecuencia, los ingresos.

Un sector en auge en Estados Unidos

Un ejemplo lo encontramos en Colorado, uno de los estados norteamericano en los que es legal el consumo de marihuana. El turismo de cannabis ha crecido un 51 % desde 2014, según datos oficiales. El Departamento de Ingresos de Colorado afirma que el estado recibió unos 6,5 millones de turistas de cannabis en 2016. Se estima que esta tendencia se mantendrá y que la cifra se ha incrementado al menos un 6 % en 2017. Si se analiza desde 2014, año en el que se legalizó el cannabis, el estado acumuló más de 5200 millones de dólares (4500 millones de euros) en ventas de marihuana.

Gráfico ventas de marihuana

Colorado descubrió que, cuanto más turística es el área del estado, mayor es el coste de la marihuana, lo que a su vez genera mayores ingresos por impuestos sobre las ventas. Un dato curioso es que, en 2017, las ventas de cannabis superaron las ventas de alcohol en Aspen por primera vez. Solo en esta ciudad de Colorado, famosa por su turismo de nieve y montaña, los proveedores informaron de 11,3 millones de dólares (9,45 millones de euros) de ingresos por cannabis en 2017, mientras que las licorerías sumaron 10,5 millones (8,78 millones de euros). Además, las ciudades cercanas a la frontera en estados donde el consumo está legalizado poseen una renta per cápita más alta que las áreas interiores. Esto puede ser un indicativo del beneficio creado por el turismo de residentes en los estados limítrofes.

Desde 2014, Colorado ha acumulado más de 5200 millones de dólares (4500 millones de euros) en ventas de marihuana.

En California también se está desarrollando este sector. Una práctica habitual son los ‘tours’ en los que el cannabis se combina con degustaciones y la compra de otros productos. Una de las modalidades es el recorrido de “vino y hierba”, en el que esta bebida espirituosa comparte protagonismo con el cannabis. Comienza a ser común encontrar autobuses de fiesta, en los que los viajeros pueden consumir y el conductor se encuentra aislado. Mientras, se recorren bodegas y dispensarios en los que comprar y disfrutar de estos productos. Otra modalidad es la de combinar marihuana con la gastronomía local.

Sin embargo, existen otras fórmulas menos convencionales, en las que los visitantes pueden dar rienda suelta a su creatividad. Es el caso de los puff, pass and paint, en los que, entre calada y calada, los clientes demuestran sus dotes pictóricas ante un lienzo en blanco. Toda esta oferta se publicita en periódicos, revistas e, incluso, guías de viajes. 

Spa de cannabis

Estados Unidos, cada día con la legislación más a favor de la comunidad, es el territorio experimental donde algunas empresas pioneras han empezado a ofrecer otro tipo de servicios relacionados con el turismo de salud y bienestar. El último proyecto que ha llamado la atención ha sido el de la creación del Utopia All Natural Wellness Spa and Lounge, en la ciudad de Denver (Colorado), que sería a ojos de la ley federal el primer spa cannábico de Estados Unidos. El proyecto de Utopia consiste en transformar una histórica mansión victoriana de la ciudad en un centro de masajes, yoga y baños, donde además los clientes puedan consumir cannabis. Esto quiere decir que no solo se van a aplicar tratamientos tópicos a base de la planta, sino que los clientes podrán vapearla o fumarla a su gusto en las instalaciones. 

Pero si hay un lugar en el que existen las mayores facilidades para el ocio, ese es sin duda Nevada. Este estado se encuentra en la vanguardia del turismo de marihuana. Los datos señalan que en 2017 los ingresos de marihuana generaron unos 70 millones de dólares (61 millones de euros) de nuevos ingresos fiscales para el estado. Eso ha dado lugar a que Nevada permita la apertura de salones para fumar, en los que facilitar el consumo y atraer más turistas. A finales de año, un enorme dispensario con ínfulas de parque temático de cannabis se abrirá en Las Vegas, con paredes de láser grafiti, esferas voladoras gigantes y espectáculos de luz y agua.

Dispensario marihuana

También existen problemas

A pesar del éxito de este incipiente sector, existen problemas que, si no se resuelven, serán un pesado lastre para su evolución. Por una parte, la diferencia de legislación entre estados y la normativa federal. La diversidad legal, a pesar de la autonomía de los estados, genera una sensación de inseguridad jurídica, lo que provoca reticencias entre los posibles operadores, que no se atreven a invertir en el sector y evitan promocionar el turismo de cannabis. Como ejemplo de estas dificultades, las autoridades de Denver (Colorado) exigen a los operadores turísticos de cannabis solicitar una licencia especial para consumir cannabis en lugares públicos. Esta medida puede suponer un golpe a un sector muy rentable.

El Estado de Nevada, con Las Vegas a la cabeza, se encuentra en la vanguardia del turismo de marihuana.

Por otra parte, existen problemas bancarios, debido a que el cannabis está clasificado por la DEA como una sustancia peligrosa. Por ello, los bancos se suelen negar a hacer negocios con esta industria, y el pago en efectivo es muchas veces la única opción. Esto dificulta encontrar lugares en los que los turistas puedan consumir cannabis, incluso en los estados donde es legal.

Alojamientos cannábicos

Para aquellas personas que quieran experimentar este tipo de turismo, existen alojamientos en los que el consumo de marihuana está permitido. Muchos de estos pueden encontrarse a través de plataformas convencionales, como Airbnb. Además, existen otras que ofrecen alojamientos ‘marihuana-friendly’. Las más populares son Bud & Breakfast o Travel Joint. En estas se ofrecen alternativas muy diversas, desde apartamentos u hoteles convencionales, (donde la única nota innovadora es, precisamente, que se puede consumir marihuana) hasta otros mucho más peculiares. Por ejemplo, se pueden encontrar hoteles perdidos en las montañas, furgonetas acondicionadas o cabañas en los árboles, en los que para ducharse la única opción es acercarse a una cascada cercana.

Otro caso es el de plataformas como My420tours.com, que también ofrece a los turistas clases y talleres de cocina en un hotel de diseño. Los 200 euros que cuesta una habitación individual por noche vienen acompañados de una guía de la ciudad donde pueden encontrarse todos los “puntos verdes” relacionados con la marihuana, un vaporizador y un servicio de Uber para recibir cannabis a domicilio.

La potencialidad de este sector puede significar un reclamo para que empresas y administraciones promuevan esta forma de turismo. Su explotación, un revulsivo para aquellos lugares en los que el turismo es fundamental para la economía, como España, ya que permitiría ampliar y diversificar la oferta para los visitantes. En cualquier caso, será interesante seguir su evolución o la posible expansión en otros países. Y si ello ayuda a que los gobiernos vean las ventajas de la legalización como elemento dinamizador de las economías locales.

Fuente Dinafem.org