Con la que está cayendo, en plena campaña electoral de los municipios, las cartas se acumulan en nuestros buzones y los partidos envían a diestro y siniestro sus papeletas, no vaya a ser que cuando toque hacer uso de nuestro derecho no dispongamos de suficientes en las mesas electorales.

De forma errática y con muy poco sentido, recibimos hasta cuatro cartas idénticas del mismo partido y nos preguntamos si es realmente necesario. Extrapolando esta situación al resto de España durante los comicios municipales, autonómicos y nacionales, podemos hacernos una idea de la cantidad de papel que se desperdicia durante estas fechas.

¿Cuántos árboles supone todo este despilfarro de papel que, en la mayoría de los casos, acaba en la papelera? ¿De veras es necesario hacer campaña de esta forma, en pleno auge de los medios sociales y la web 2.0? Y, lo que es más importante, ¿a quién beneficia la impresión y distribución de esta ingente cantidad de papeletas? ¿Para esto utilizan los partidos políticos sus fondos?