A partir de agosto los ciudadanos podrán comprar hasta 10 gramos de marihuana por semana en farmacias. Sólo 50 de las 1.300 farmacias del país han accedido a vender esta droga

El gobierno uruguayo está dispuesto a buscar puntos de venta de marihuana para uso recreativo alternativos a las farmacias para cumplir con la ley que en 2013 reguló la producción y compraventa de esa droga.

El Gobierno admitió que su plan para regular el mercado del cannabis en el país puede resultar un fracaso, pero señaló que aún así vale la pena ejecutarlo como una alternativa de combate al narcotráfico, dijo hoy el titular de la Junta Nacional de Drogas, Milton Romani.

“La verdad (es) que hemos comprado todos los boletos para que el plan pueda ser un fracaso, pero la idea vale la pena”, dijo Romani en declaraciones al diario “El País” de Montevideo.

“Este enfoque nuevo en drogas genera expectativas en el mundo entero porque pretende ser más eficaz, después del desastre que han hecho las políticas de drogas en todos lados”, agregó.

En diciembre de 2013, Uruguay aprobó una ley de regulación de la marihuana según la cual el Estado será el encargado de controlar la producción y distribución, que estará a cargo de privados. La disposición permite la comercialización y tenencia de hasta ciertas cantidades de la droga para uso recreativo.

“La ley se está implementando. Ya están los autocultivadores y clubes cannábicos, y la distribución en farmacias ha tenido un proceso inevitable de negociaciones comerciales, armado institucional y ajuste de normativa“, explicó Romani.

Te puede Interesar
Por primera vez una encuesta muestra mayoría a favor de marihuana legal en Uruguay

También informó de que el cannabis está ahora siendo cosechado en el país, del que se espera obtener unas cuatro toneladas de producción.

Por ahora solamente 50 farmacias, entre al menos 1.300 en el país, están dispuestas a vender la droga en sus locales bajo esta ley.

“Hay actores que quieren seguir negociando los términos comerciales y los márgenes de ganancias, lo cual es totalmente lícito. Esto es un negocio que intentamos sacárselo al narcotráfico, por lo tanto los que participan en el mercado regulado tienen derecho a tener su parte del negocio”, señaló.

Fuente