El cultivo de marihuana en Reino Unido es cada vez más extenso, pero no hablamos de enormes granjas o almacenes, como en otros países, sino que es el ciudadano de a pie, podríamos decirlo así, el que cada vez más cultiva en barrios residenciales de apariencia completamente ordinaria en una especie de “granjas caseras”; así ha proliferado el cultivo ilegal de marihuana en los últimos años en el Reino Unido, y estas plantaciones son las responsables de un hurto en la factura nacional de electricidad valorado en 70 millones de libras anuales.

                                                                            

Estas granjas caseras cultivan aproximadamente unas 500 plantas cada una, con una media de 80 bombillas funcionando unas 12 horas diarias que emulan la luz solar. De este modo, la factura de la luz sería tan alta (unas 40 veces superior  al gasto energético de un hogar medio) que los usuarios optan por  el cableado de la luz o directamente pinchar el suministro del vecino de al lado. Este gesto está duramente castigado, de hecho, Ofgem ha amenazado a los proveedores de la luz del país británico con cuantiosas multas en caso de que no denuncien a los vecinos sospechosos de consumo excesivo de luz o si hacen caso omiso de las denuncias de las presuntas víctimas.

 

Escrito por: César Padial

VER TODAS LAS NOTICIAS