El 28 de agosto de 1964 probaron por primera vez el cannabis de manos de Bob Dylan

El 28 de agosto de 1964 fue un día que cambió para siempre la vida de The Beatles. En un hotel de Nueva York se conocieron por primera vez con un Bob Dylan que ya gozaba de gran popularidad en Estados Unidos.

No fue el encuentro con el cantautor el que los marcó directamente, si no que fue lo que él les ofreció: esa jornada fue la primera vez que los británicos probaron el cannabis.

The Beatles acababa de lanzar su exitoso álbum “A Hard Day’s Night” y alcanzaban la cúspide de la “Beatlemanía”. Según sus propias palabras, este acercamiento con la marihuana cambió su forma de hacer música.

A partir de ahí John, Paul, George y Ringo se hicieron consumidores habituales, expandiendo sus capacidades creativas. Esto se reflejó un año después en el lanzamiento de “Rubber Soul”, el disco con el que iniciaron un cambio sonoro que se mantendría por el resto de su carrera.

Sin embargo fue en “Revolver” cuando recién incluyeron una referencia directa al cannabis en una de sus canciones. Compuesta por Paul McCartney, “Got to get you into my life” hablaba de la planta y no de una mujer, como muchos pensaban.

La relación no acabó ahí: con los años los propios músicos divulgaron el mito de que habían fumado “pitos” a escondidas en los salones del Palacio de Buckingham y de que consumían en los baños de los hoteles con una toalla bajo la puerta para evitar que se saliera el olor.

Te puede Interesar
Lo que no te puedes perder del 25 aniversario del Rototom en Benicàssim

Incluso McCartney tuvo problemas con la ley gracias a su afición al cannabis. En 1980 pasó 9 días en una prisión japonesa tras ser sorprendido con pequeñas dosis de marihuana en su maleta. “Fue divertido, ya sabes, estar en una bañera con todos estos japoneses”, recordó el bajista años después.

En los años posteriores y durante su época psicodélica, The Beatles se atrevió con el LSD, droga que probaron por error la primera vez. “Es la sensación más bella que he tenido en la vida”, dijo George Harrison en la década de los 90’s al recordar su experiencia lisérgica.

Fuente