Hemos realizado un pequeño experimento sobre el curado de la Marihuana y os quiero mostrar los resultados de más de 4 años de trabajo y observaciones.

Hola fumatines y asiduos lectores de Cannabis Magazine hoy, aprovechando la oportunidad que la revista está ofreciendo de publicar nuestros estudios en su página web, voy a traeros un pequeño artículo sobre el curado de la Marihuana, y algunos hechos que hemos observado sobre este asunto.

Si bien vamos a ver el método que hemos utilizado por encima, nos vamos a centrar en observar un poco los tricomas tras aplicar nuestro método de curado.

Tengo que decir que este mini estudio se lo hemos realizado 3 personas en conjunto: Mari Sh, ‘P’ y yo. A Mari Sh y a mí ya me conocéis de visitarnos en mi web www.fabini.es, o simplemente de leer nuestras correspondientes secciones en la revista impresa. Sin embargo ‘P’ es un personaje aún desconocido para vosotros, y probablemente no se sepa nunca nada más que ‘P’ sobre él, además de lo que os voy a contar ahora. P participa en la mayoría de experimentos serios que realizamos a nivel privado, y sus más de treinta años de experiencia en el autocultivo de cannabis ayudan a que nuestro punto de vista sea un poco más experto de lo habitual. Finalmente, como siempre digo, la experiencia es la teoría más importante que hay que aprender (No sé si me explico).

Una vez puestos en situación y que ya conoces un poco más a los hacedores del experimento voy a pasar directamente a explicar en qué consistió nuestro experimento, y qué método utilizamos (Aunque casero, hemos utilizado un método).

El experimento:

Comprendiendo un poco el proceso

Se habla en muchos artículos acerca de la mejor forma de llevar a cabo el curado, y cada maestrillo tiene su truquillo. Pero realmente ¿Qué es el proceso de curado? ¿Cuánto tiempo puede estar la Marihuana conservándose? ¿Qué condiciones ambientales necesita? ¿Se pierden los tricomas? ¿Qué pasa con el efecto? ¿Y con el aroma? Con nuestro experimento hemos intentado dar respuesta a la mayoría de estas preguntas.

Antes de comenzar estudiamos un poco, y llegamos a cierta conclusión acerca de ¿Qué es el curado?

Primeramente vimos la definición de curado en internet, y nos dimos cuenta que se aplica principalmente a los alimentos. Básicamente se habla de que en el proceso de curado, ocurren distintas reacciones químicas complejas, y que hay reacciones lentas. Hay dos reacciones importantes, la autolisis y la oxidación. Éstas pueden ocurrir por el efecto de las enzimas, hongos o bacterias que puedan acompañar la muestra a curar.

La autolisis es un proceso biológico por el cual una célula se autodestruye. Ya sea porque no es más necesaria o porque está dañada y debe prevenirse un daño mayor (Wikipedia).

La oxidación a este proceso se le llama también reacción de reducción-oxidación y es cuando uno o más electrones se transfieren entre los reactivos y provocan un cambio en el estado de de oxidación de uno de los reactivos. (Wikipedia).

Conociendo está definición un poco más técnica, y con nuestros conocimientos adquiridos a lo largo del tiempo pudimos resolver finalmente que:

El curado es un proceso que altera la composición de la resina de cannabis que está compuesta por terpenos y cannabinoides.

Ahora que ya conocíamos que factores influyen en el curado y comprendíamos lo que éste ocasionaba era momento de comenzar con nuestro experimento.

Las muestras

Este estudió lo comenzamos a plantear en el año 2011, cuando nos dimos cuenta de la buena mano que P tenía para el curado. Tras treinta años cultivando es normal que puedas calcular muy bien tus consumos, y por ende calcular una parte extra para curar y mantener cómo reserva extra. Y también es normal que quieras mantener esa preciada reserva en buenas condiciones.

Obviamente como hablamos del curado, y para esto se necesita tiempo las muestras las fuimos tomando a lo largo del tiempo. Y son las siguientes: Kritikal bilbo, Pentakill, Deimos y Critical 47. Todas las muestras han sido cultivadas en exterior de la misma manera, y utilizando estiércol de oveja y guano de murciélago cómo únicos nutrientes.

El método

En nuestra investigación previa, no solamente definimos el concepto de curado sino que pudimos ver algunos factores que influían en él, como es la temperatura, la humedad relativa o la presencia/ausencia de luz.

Nos dimos cuenta que para conservar los aromas en el vino (es lo que tomamos por ejemplo ya que el aroma viene dado por terpenos), se conservaba lo más quieto posible (exceptuando la vuelta diaria que le dan para oxigenar) en bodegas donde la temperatura y humedad relativas eran iguales durante todo el año. Además la iluminación de las bodegas suele ser escasa para operar y nula en las horas que no se accede a la misma.

Tenemos la suerte de que P tiene una bodega antigua en su casa, a dos pisos de profundidad, lo que hace que el ambiente sea muy estable durante todo el año. Aprovechando dicha suerte, se colocaron unas neveras viejas rotas en el habitáculo. Las neveras actúan de cámara térmica amortiguando las mínimas variaciones que se producen durante los cambios de estaciones.

Las muestras se guardan en tarros de cristal, de los que usan las abuelas para hacer la conserva de tomate con la arandela de plástico que las sella. Y en cada uno incluimos un termohigrometro para controlar los valores internos del ambiente. Así nos asegurábamos de que las condiciones ambientales fueran siempre las mismas. 23ºC para la temeperatura y un 42% de humedad relativa. P se encarga cada día de vigilar todos los tarros y controlar que los valores no han variado.

Además de este control sobre el ambiente, P se encarga de ventilar cada tarro al menos una vez a la semana para controlar el aroma e ir viendo el cambio que se produce en el mismo.

Los resultados

La Deimos (año 2012)

La primera que conservamos en las cámaras fue Deimos, una cosecha que realizamos en el exterior de 2012, y que entró en las salas de curado a mediados de Septiembre de ese mismo año.

Como ya he comentado hemos ido comprobando el aroma de la variedad y el colocón de forma rural (vamos fumando leños y vaporizando [con el vapor vas a notar el 100% de los aromas]). A día de hoy me atrevo a decir que el pequeño efecto eufórico que solía hacer antes de dar el bajón ha desaparecido ahora solamente se aprecia el efecto relajante muy bueno para descansar o para los dolores de espalda (y más cosas, ya tu sabes).

El aroma también ha cambiado, y aunque respete el aroma característico de esta variedad, éste queda muy en el fondo y se aprecia un aroma muy parecido al de las extracciones en seco de primera calidad (el 00).

Cuando miramos al microscopio los tricomas podemos ver que “el tallo” de éste es más fino debido a la deshidratación, así como el “capuchón” que se muestra un poco deformado. Puedes observarlo en las fotos:

La Critical 47 (año2013)

En el cultivo de exterior del año 2013 pusimos muy buenas variedades. Sin embargo nos quedamos con una muestra de Critical 47. Esta muestra se cosechó a finales de septiembre y entró a las salas de curado a mediados/finales de Octubre del mismo año. En cuanto al aroma y efecto ocurre algo similar a la anterior. Sin embargo aún se mantiene bastante por encima del aroma a hachís el típico olor que emana esta variedad.

Cuando miramos al microscopio podemos observar que los tricomas están en perfecto estado, como se observa en las imágenes:

La Pentakill (año 2014)

Pentakill entró en las salas de curado a principios de Octubre de 2014. Es la más joven y conserva todo el aroma que tenía al principio y el efecto es prácticamente igual, aunque como ha ido ocurriendo a lo largo de estos años el efecto es cada vez menos eufórico y más relajante.

Cuando miramos la muestra al microscopio podemos ver que los tricomas se conservan como si fueran jóvenes. Mira las imágenes:

La Kritikal bilbo (año 2015)

Esta es la cepa más joven ya que se puso en el cuarto de curado a principios de Abril de este mismo 2015, y es una planta fresca de un cultivo de invierno combinando con halogenuros metálicos.

En cuanto a aroma y colocón es cómo la que estáis acostumbrados a consumir, aunque sus olores tan característicos se han acentuado. Cuando la observamos al microscopio podemos ver cómo es un tricoma joven y comparar con las imágenes que os he puesto anteriormente:

Las conclusiones:

Finalmente podemos extraer varias conclusiones que nos ayudarán a comprender en la práctica cómo realizar la tarea de curado con más precisión.

El curado es un proceso químico que ocurre siempre, aunque los resultados varían según las condiciones en que éste se ha realizado. De esta forma sabemos que no podemos parar la autolisis y la oxidación que se dan en el proceso de curado, pero si podemos retrasarlo y conservar durante más tiempo nuestra Marihuana. Aunque aquí el proceso dejaría de llamarse curado y se debería emplear el término conservación ya que en éste pretendemos frenar esos procesos que alteran la composición química de nuestra resina.

También hemos visto que es posible conservar la Marihuana durante largos periodos de tiempo y no perder apenas calidad en el producto final. 

Algunas aclaraciones

Somos conscientes de que el experimento casero que ha durado más de 3 años no está completo, y los resultados son un poco subjetivos. Sin embargo tengo que añadir que estamos trabajando en ello, y vamos a mejorar este estudio aportando análisis, y el método empleado será algo distinto. Aunque para que veamos esto tienen que pasar algunos años más.

Espero que os haya gustado este artículo escrito, y os voy a dejar el vídeo dónde muestro las muestras al miscroscopio y charlo un poco con vosotros 😉

Recuerda que puedes suscribirte a mi canal en Youtube para mantenerte informado de todo lo que hago, así como leernos cada mes en la revista impresa donde Marish escribe cursos y yo genética ¿Te apuntas?

PD: Las imágenes y el vídeo se han grabado el 1 de Julio de 2015